Ya lo venimos apreciando desde hace un tiempo, estamos asistiendo a un boom de furgonetas eléctricas. Los vehículos industriales también se están adaptando para poder entrar a las ciudades sin problemas y algunos fabricantes están dando esta solución. El Grupo PSA quiere estar a la cabeza y por eso hemos visto como han ido presentando modelos como el Citroën e-Jumpy, el Peugeot e-Traveller o el Opel e-Vivaro. Ahora le toca el turno al Citroën e-SpaceTourer 2020, que es la versión de pasajeros de la Jumpy y viene con novedades.

El despliegue de todos estos modelos comerciales de cero emisiones ha sido posible gracias a la plataforma modular EMP2 de Grupo PSA y sus capacidades. En este caso, al igual que ya pasaba con el Citroën SpaceTourer con motores de combustión, la versión eléctrica se ofrece en los tres tamaños de carrocería. La talla XS tiene 4,60 metros de largo, la talla M se va a los 4,95 metros y la talla XL llega hasta los 5,30 metros. En todos los casos, la altura se queda en 1,90 metros para poder acceder a la mayoría de parking subterráneos.

El tamaño elegido no afecta al número de plazas que se pueden montar. En todos los casos, el Citroën e-SpaceTourer puede configurarse para llevar entre 5 y 9 pasajeros, en función de las necesidades del comprador. Se puede configurar con filas de asientos convencionales o con butacas individuales para mejorar el confort. Estará disponible con los acabados Feel, Business y Business Lounge; cada uno con un atmósfera diferente. Con cinco asientos el volumen del maletero varía entre los 1.978 litros y 2.932 litros de capacidad.

Aunque probablemente lo más interesante es su mecánica eléctrica de 136 CV y 260 Nm, las mismas cifras que en el resto de modelos eléctricos de PSA. Está limitado a una velocidad máxima de 130 km/h y cuenta con tres modos de conducción diferentes: Normal, Eco y Power. Este Citroën e-SpaceTourer se ofrece con dos tamaños de batería bien diferenciados. Por un lado está la de 50 kWh, que obtiene una autonomía de 230 kilómetros, y por el otro lado la de 75 kWh, con la que se pueden recorrer hasta 330 kilómetros.

La recarga se puede realizar en tomas domésticas y también a través de Wallbox. En uno monofase a 7,4 kW se tardaría 7 horas y media en cargar la batería pequeña y 11 horas y 20 minutos la grande. Si se utiliza un Wallbox con carga trifásica de 11 kW se reducen los tiempos a 4 horas y 45 minutos y 7 horas respectivamente. También hay opción de realizar recargas rápidas de hasta 100 kW, llegando al 80 % en apenas 30 o 45 minutos, respectivamente. El proceso de carga se puede programar y es controlable a través de la aplicación My Citroën.

Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta