Hemos hablado largo y tendido del etiquetado de la DGT. Con este sistema el objetivo era clasificar los vehículos en función a su nivel de contaminación. También para que queden más claras las restricciones en las grandes ciudades, ya sea en episodios de alta contaminación o la entrada al centro de algunas ciudades. El etiquetado medioambiental pretende mejorar la calidad del aire y ser beneficioso para la salud de los usuarios. Sin embargo, también ha habido otros beneficiados de otro tipo.

Ecomotor desvela que Correos había vendido hasta la semana pasada 273.750 etiquetas de la DGT entre sus 2.186 oficinas. No hay que olvidar que en este sistema entraba casi la mitad del parque móvil nacional, unos 16 millones de vehículos. Los que no recibieron su pegatina de forma gratuita enviada por la DGT, tenían la responsabilidad de preocuparse por conseguirla. Correos las vende a 5 euros, por lo que su recaudación total asciende a una cantidad de 1.368.750 euros.

Esta cantidad ha ido aumentando desde que se aprobó la Ordenanza de Movilidad Sostenible en Madrid, donde será obligatorio el distintivo en un plazo de seis meses. Los usuarios que todavía no tenían etiqueta han empezado a preocuparse y Correos afirma que el 70,7 % (193.543) de las ventas de pegatinas han sucedido en la primera quincena de octubre. La zona que más ha vendido, con el 67 %, ha sido la que comprende a Madrid, Castilla La Mancha y Extremadura.

Si hablamos de la tipología, queda claro que las etiquetas más vendidas por Correos han sido las B y C, debido al mayor número de vehículos gasolina y diésel a partir de 2000 y 2006 respectivamente. De hecho, algunas oficinas de Madrid se quedaron sin existencias de pegatinas debido a la alta demanda. Posteriormente, Correos ha trabajado en el abastecimiento y actualmente se siguen vendiendo miles cada día.

Fuente: EcoMotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta