Thierry Dumaine es un profesor de plástica de 53 años que vive Niza, Francia. Dedica buena parte de su tiempo libre al diseño gráfico y a construir bicicletas especiales. Pero lo que nos ha llamado la atención poderosamente es la última de sus creaciones conceptuales, un coche de cartón reciclado que ha llamado carDboard.

El vehículo, que nos recuerda vagamente al Citroën Mehari, tiene una carrocería fabricada en cartón reciclado, lo que en teoría debería aligerar mucho el peso del conjunto y facilitar el futuro reciclaje del mismo. Está montada sobre un chasis de plástico reciclado. No tiene un techo duro y Dumaine ha decidido prescindir de las puertas, no tanto para reducir aún más el peso sino para “poder estar cerca del medio ambiente”.

Como puedes imaginar, este coche minimalista sin puertas, techo, de un único color y realizado íntegramente con los materiales más baratos, busca la máxima optimización de peso y precio final. Dumaine cree que la mejor forma para que se mueva es un motor híbrido de gasolina, aire comprimido y energía eléctrica.

 

Los motores híbridos gasolina-aire comprimido ya se están investigando por el grupo francés PSA y podrían estar en el mercado en 2015. El mismo motor también se puede utilizar gasolina en caso de que no tienes suficiente aire comprimido y de batería baja. Dumaine añade la energía eléctrica a esta ecuación… con el añadido de unas ruedas especiales, capaces de recuperar la energía del viento.

Son neumáticos estrechos, sin aire, y las llantas son una especie de palas que trabajarían como un molinillo. Una hélice independiente dentro de cada rueda crea una fuente adicional de generación de electricidad. El coche lleva la idea de motores eléctricos en las ruedas a una nueva dimensión: generadores en las ruedas.

El propulsor de gasolina necesario es de los más pequeños que hemos visto por estos lares, de apenas 400 cc. Con él, este peso ligero que marcaría en la básculas unos 300 kilogramos podría alcanzar sin problema los 120 km/h.

El coche se ha reducido tanto que ni siquiera incorporado un tablero de instrumentos, pero se podría utilizar un iPad para administrar las diferentes funciones del coche, con una aplicación adecuada. A este interesante concepto, Dumaine añade su idea de las gasolineras del futuro. “La  estación de servicio futuro se construye alrededor de las turbinas de viento”.

Fuente: Michelin Challenge Design

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta