Aunque aún no se trata de la versión definitiva (obsérvense la ausencia de logos y algún que otro detalle más), la marca de la estrella ha facilitado diversas fotografías y alguna información sobre su nuevo descapotable, el Mercedes-Benz SLS AMG Roadster. El modelo final no lo podremos ver (a no ser que se produzcan filtraciones) hasta el día 13 de septiembre de este año en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.

Test de puesta a punto del Mercedes Benz SLS AMG Roadster "sin alas de gaviota"

Este modelo es el segundo vehículo desarrollado íntegramente por AMG, pero con la particularidad de que ha sido diseñado conjuntamente con su hermano, el coupé “alas de gaviota”. Por lo tanto, durante todo el proceso (que ha durado más de tres años) se han realizado numerosos estudios y test para garantizar tanto la rigidez de la carrocería, como su comportamiento o el confort de marcha.

Según ha declarado Tobias Moers, responsable de desarrollo de AMG: “Sin rigidez en la carrocería, no hay un buen comportamiento dinámico, y tampoco se puede garantizar el adecuado ajuste de la capota de lona. El SLS AMG Roadster es un superdeportivo, igual que el coupé. El objetivo de AMG era alcanzar un comportamiento dinámico de primer orden también en la variante descapotable”.

Gracias a este desarrollo conjunto, se ha optimizado el diseño del chasis, siendo necesarios mínimos cambios en el mismo, respecto a la versión dotada de techo rígido y puertas tipo “ala de gaviota”. Sólo se ha hecho necesario reforzar los largueros laterales y la barra transversal bajo el salpicadero, prolongándola hacia el marco del parabrisas y el túnel central. En la parte trasera un soporte adicional entre el depósito de combustible y el alojamiento de la capota refuerza el eje trasero. Detrás de los asientos una barra adicional trasversal sirve de apoyo a los arcos antivuelco.

Con todo ello se ha evitado incrementar innecesariamente el peso de todo el conjunto. La carrocería del roadster pesa solamente 243 kg en lugar de los 241 kg de la versión coupé. De esta forma es posible accionar la capota, sin detenerse, hasta una velocidad de 50 km/h, y sin que se haya observado el más mínimo problema.

Y ya que hablamos de la capota de lona, os podemos adelantar que tiene una estructura realizada en aluminio, acero y magnesio, siendo muy ligera, para que no afecte al centro de gravedad del superdeportivo y, por tanto, sus cualidades dinámicas. Además, es muy resistente, para poder alcanzar su máxima velocidad (317 km/h) sin problemas, como se ha comprobado en los anillos de velocidad de Nardo (Italia) e Idiada (España).

También se han realizado pruebas "climáticas" en condiciones extremas

Continuando con esta capota tan especial, también os diremos que se ha fabricado de un material repelente al agua y que se ha mejorado su aislamiento acústico. Para ello cuenta con tres capas diferentes y una luna fabricada en cristal de seguridad que garantiza la ausencia de vibraciones y ruidos molestos para los ocupantes cuando se circula a alta velocidad (en circuito, por supuesto, ¿verdad, señor Pérez Navarro?).

Como se puede observar en las fotografías que acompañan a este artículo, se están realizando múltiples pruebas para optimizar el funcionamiento del SLS AMG “sin alas de gaviota”, antes de su salida al mercado. Por ejemplo, el test de lluvia es especialmente riguroso, superando hasta 16 pruebas distintas antes de que los ingenieros de la marca den el visto bueno definitivo. También se llevan a cabo pruebas reales de conducción bajo condiciones climáticas extremas, como el frío glaciar del Ártico o el calor tórrido del desierto de Mojave. Simultáneamente se procede a realizar test en bancos climáticos, bajo condiciones controladas, sin tener que desplazarse por medio mundo.

El resultado, como hemos dicho antes, en el próximo Salón del Automóvil de Frankfurt, en el mes de septiembre.

Galería de imágenes:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta