Junto con el Jeep Renegade Plug-in Hybrid, la firma de las siete franjas verticales presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra la también versión híbrida enchufable de su hermano mayor, el Jeep Compass Plug-in Hybrid. Considerando las nuevas y futuras regulaciones, Jeep se ha puesto las pilas para reducir las emisiones de sus vehículos.

Las soluciones adoptadas son las mismas que las empleadas en el benjamín de la casa. El propulsor turbo de cuatro cilindros y 1.3 litros funciona junto a un motor eléctrico. El primero se encarga de imprimir el movimiento sobre las ruedas delanteras mientras, el segundo, hace lo propio sobre las traseras. Jeep ha bautizado este sistema de tracción integral como 4x4e.

La marca garantiza una autonomía para este SUV híbrido enchufable de al menos 50 kilómetros en condiciones reales. Podrá disfrutar de tracción a dos ruedas si se desea (mediante un interruptor en el habitáculo), con una velocidad máxima de 130 km/h sin necesidad de utilizar el motor de combustión interna. Exteriormente, el Jeep Compass Plug-in Hybrid tan solo se diferencia por sus insignias.

A diferencia del Renegade, el Jeep Compass Plug-in Hybrid gozará de mayor potencia, 241 CV de forma conjunta. No se detalla la potencia que son capaces de entregar por separado, pero el motor 1.3 es puede generar por sí solo hasta 180 CV (150 CV en el mercado español). En cualquier caso, las emisiones en ciclo mixto rondarán los 50 g/km.

Al tratarse de una versión en el escalafón más alto de la gama Compass (Trailhawk), el Jeep Compass Plug-in Hybrid contará con todos los elementos de equipamiento disponibles en la marca. Al tratarse de una configuración híbrida, se ha sustituido el velocímetro analógico en pro de un potenciómetro. El sistema de infoentretenimiento también contará con nuevas funciones destinadas al control del consumo energético.

Fuente: Jeep
Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta