Si ya de por sí conducir un Lamborghini Aventador se convierte en una experiencia única, lo es aun más poder hacerlo en esta versión de techo rígido desmontable. Su realización ha sido fruto de un cuidadoso estudio de todas las posibles opciones, para aunar la facilidad de uso (montaje y desmontaje) con el máximo disfrute de las estratosféricas prestaciones que permite alcanzar este “toro salvaje”.

Este techo está realizado en dos piezas de fibra de carbono que utilizan para su fabricación procesos tales como el RTM (Resin Transfer Moulding) y el Forged Composite (una tecnología propia del fabricante italiano que emplea miles de fibras de carbono microscópicas que se mantienen unidas mediante una resina, para otorgarle mayor rigidez y resistencia). Con ello se consigue garantizar su función protectora y estética a la vez que conseguir un conjunto extremadamente ligero, en el que cada una de las dos partes apenas pesan 6 kg. Además son muy fáciles de manejar, y de sencilla colocación, pudiéndose guardar en el maletero delantero del Aventador, en unas ubicaciones específicas, y en pocos segundos.

El montante trasero ha sufrido ligeras modificaciones para, sin perder su cometido estructural, poder dar cabida al techo desmontable. Asimismo la cubierta del motor del Roadster difiere notablemente de la versión Coupé debido a la presencia de dos ventanas hexagonales que cumplen una triple misión, por un lado contribuir a refrigerar el potente motor, por otro facilitar el drenaje del agua de lluvia de la forma más adecuada y, por último y no menos importante, permitir admirar la belleza del propulsor V12.

Adicionalmente se ha incluido un deflector para el viento que disminuye casi totalmente las turbulencias que pudieran producirse en el interior de la “bestia” italiana. Se une al marco del parabrisas delantero y también puede ser almacenado en el maletero, junto al techo desmontable, cuando no se use. Justo detrás de los asientos hay un parabrisas, que se puede accionar a voluntad, y que también modifica los flujos de aire en el interior, así como permite oír con más claridad el rugido de la planta motriz. Las ventanillas de las puertas disponen de cristales con bordes biselados para ajustar perfectamente con el techo desmontable e impedir la entrada de molestos ruidos aerodinámicos o el agua.

La carrocería de este Aventador Roadster está pintada en dos tonalidades, de manera que la zona del pilar del parabrisas, las dos secciones del techo desmontable y la parte posterior, donde se ubica la luneta trasera, han sido acabadas en negro brillante. De esta forma se consigue un efecto visual que simula un vehículo completamente abierto (¿similar al Aventador J?).

La gama de colores disponibles para el Roadster es la misma de su hermano de techo fijo, pero además se ha añadido la tonalidad Azzuro Thetis, que presenta bellísimas variaciones de tonalidad en función de como incida la luz solar. Este color no ha sido elegido al azar pues ya fue empleado en uno de los modelos míticos de la marca boloñesa, el Miura Roadster de 1968. El interior también es idéntico, con la magnífica presencia del cuero denominado Sabbia Nefertem que demuestra la maestría en este aspecto de los artesanos de Sant ‘Agata Bolognese.

Las que si son nuevas son las preciosas llantas Dione de 20 y 21 pulgadas que monta este Roadster. Han sido elaboradas en aluminio forjado para conseguir disminuir un total de 10 kg en comparación con las llantas estándar, hasta ahora vistas.

El propulsor italiano, como ya recordareis de ocasiones anteriores es un V12 a 60º de 6.498 centímetros cúbicos, que proporciona una potencia máxima de 700 CV a 8.250 rpm y un par de 690 Nm a 5.500 rpm, que le sirven para alcanzar una velocidad máxima de 350 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3 segundos, ayudado por la tracción total Haldex de cuarta generación y por el cambio semiautomático de 7 relaciones con levas detrás del volante. El consumo medio combinado asciende hasta los 16,0 l/100 km, mientras que las emisiones de CO2 son de 370 g/km.

Ya veremos cuanto tardan los futbolistas o los famosos de turno en incorporarlo a su garaje, a pesar de los más de 300.000 euros que va a costar (sin impuestos). Mientras tanto tendremos que conformarnos contemplando la amplia galería de fotos que os adjuntamos.

Galería de imágenes:

Ver galeria (20 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta