Con la intención de crear una nueva gama de modelos bajo el sello Heritage Edition que rindan homenaje a la historia de la marca, Porsche mostró en junio de 2020 el 911 Targa 4S Heritage Edition. Entre los toques de inspiración retro se incluyen cinco colores inspirados en los modelos de la firma alemana de los años 50 y 60, llantas y distintivos únicos, tipografías doradas y un logotipo vintage que adorna el centro de las ruedas, el capó y los reposacabezas de los asientos.

Con un color rojo anaranjado distintivo, esta versión del icónico logo de Porsche se usó en el 911 original entre 1964 y 1973. Destacaba por tener una base dorada y letras anchas, mientras que la palabra Stuttgart quedaba grabada en relieve sobre un fondo empotrado. El caballo es particularmente llamativo, con una prominente postura de ataque y una ondulada cola. Pero para llegar a esta imagen, es necesario retroceder en el tiempo para ver cómo se creó uno de los logotipos más icónicos en la industria automotriz.

El origen del logo de Porshe

Las letras “Porsche” se usaron por primera vez en el 356, en 1948, pero el logo no apareció hasta 1952. En marzo de 1951, la compañía organizó una competición abierta invitando a estudiantes de academias de arte de todo el país para diseñar un nuevo logotipo para la empresa por un premio de 1.000 marcos alemanes, algo más de 2.000 euros actuales. Casualidades de la vida, a finales de 1951, Ferry Porsche visitó Nueva York y el importador estadounidense Max Hoffman le pidió un logotipo, cuyo desarrollo ya había comenzado internamente.

Porsche recibió una gran cantidad de ideas y diseños, pero todos fueron rechazados y terminó usando un emblema completamente diferente. Hubo que esperar a comienzos de 1952 para poder ver el escudo final.

Fue creado por Franz Xaver Reimspieß, el mismo diseñador que creó el logotipo de Volkswagen en 1936 (¿casualidad?). El resultado “simbolizaba las raíces de la compañía mientras ilustraba la calidad y la dinámica de sus productos”. Y siendo honestos, lo cierto es que cumple a la perfección con su intencionalidad.

El caballo encabritado (una característica compartida con cierto fabricante italiano) proviene del sello de la ciudad de Stuttgart, la ciudad natal de la compañía. Las barras y astas rojas y negras circundantes se toman del escudo de armas del estado alemán de Württemberg-Hohenzollern que, justo en 1952, fue absorbido por el estado actual de Baden-Württemberg, del cual Stuttgart es ahora la capital. Finalmente, el logotipo de Porsche forma un arco protector sobre todo el conjunto.

Después de registrarse en la Oficina Alemana de Patentes, se estrenó en el botón de la bocina de un modelo 356 a finales de 1952, antes de incorporarse al centro característico del capó del Porsche 356 Speedster en noviembre de 1954. A partir de 1959, también adornaba ya a los tapacubos de los deportivos Zuffenhausen y, desde entonces, cada vehículo de la marca ha lucido este sello. Con el tiempo se ha convertido en una de las marcas comerciales más famosas del mundo y solo puede usarse comercialmente con el permiso expreso de Porsche AG.

Pero el emblema no se ha mantenido intacto durante más de siete décadas. En 1973, el logotipo se actualizó con un tono dorado  y rojo más oscuro, unas letras en relieve para el nombre Stuttgart y un brillo rojizo transparente de fondo. Desde 1994, ha presentado letras negras más delgadas, la palabra Stuttgart fijada al mismo nivel que las letras Porsche y una marcada separación entre las barras rojas y negras. En 2008, el rojo se tornó más brillante.

Mientras que la mayoría de los coches actuales de la firma cuentan con la versión “estándar” del emblema, algunos modelos de Porsche Classic usan diferentes versiones del logotipo, que se reproducen mediante el uso de herramientas especiales y dibujos originales. Por ejemplo, una parte superior pintada en dorado con los colores y el esmalte que se aplican a mano. En el 911 Targa 4S Heritage Edition, Porsche se ha utilizado como una variante ligeramente diferente, con el color rojo-naranja original, utilizado por primera vez en el 911 original entre 1964 y 1973.

Con los logotipos dorados en la parte trasera y en la nomenclatura Targa, Porsche recuerda otra característica de diseño histórico. Si bien los primeros modelos todavía llevaban logotipos de color plateado, eran de color dorado en la parte posterior desde mediados de la década de los 50 en adelante, creando una apariencia exclusiva. Con la introducción del 912 en 1965 y el 911 T en 1968, el tono dorado fue reemplazados gradualmente por letras anodizadas plateadas y negras. Sin embargo, ahora vuelven otra vez a la carga.

Fuente: Porsche
Galería de fotos:

Ver galeria (16 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta