5. Renault Espace

La historia del Renault Espace es una historia llena de éxitos. Con más de un millón de unidades vendidas, es el monovolumen europeo por excelencia. La idea original de combinar lo mejor de una furgoneta (la capacidad), una berlina (el comportamiento dinámico) y un vehículo familiar (la versatilidad del interior) caló hondo en el mercado.

El actual Renault Espace 2015 ha sabido adecuarse a lo que demanda el mercado, cambiando de silueta pero no de filosofía, añadiendo el espíritu aventurero de los crosssover a su genética.

4. Peugeot 504

Hoy en día nadie osa a pisar el terreno que pisan los coches alemanes, sobre todo las berlinas. Son muchos los que lo intentan pero ahí siguen los teutones marcando el paso. Pero otro cantar eran los años 70, en el que el Peugeot 504, uno de esos coches con aspecto estraño que firmó Pininfarina, era, junto al Mercedes W123, el mejor sedán medio que podía encontrarse en el mercado, merecedor del premio al coche del año en 1969, primer coche del fabricante en conseguirlo

Su único defecto era la pobre falta de rendimiento de los motores, pero seguro que Peugeot añora contar con una berlina media tan redonda como esta en su gama actual. Lanzado el 12 de septiembre de 1968, la producción en Francia finalizó en 1983, pero en países como Argentina siguió fabricándose hasta 1999… y en África hasta bien entrado el siglo XXI. Las 3.689.166 unidades vendidas demostraron que era un éxito y en el Museo de la Aventura Peugeot en París puede verse la versión de competición que ganó el Rally Safari 1975 a los mandos de Ove Andersson, tal cual acabó la carrera. Un coche duro… y cómodo.

3. Renault 5

El lema de Volkswagen, Das Auto, hacía tiempo que estaba presente con Le Car, el claim motiv con el que se conoció en Estados Unidos al Renault 5. Obra de un joven y prometedor diseñador, Michel Boué, contaba con pargolpes de plástico (ideales para evitar roces en ciudad), era muy manejable un interior apto para cuatro ocupantes y su portón trasero hacía muy práctico acceder al maletero, que podía ampliarse abatiendo la banqueta trasera (heredando la modularidad del Renault 16).

Lanzado en 1972 su éxito fue inmediato y en un par de años comenzaron a producirse más variantes. La más conocida, sin duda, tardó una década en llegar al mercado. Hablamos del Renault 5 Turbo, un pequeño cohete donde la marca francesa condensó la tecnología con la que había triunfado en Fórmula 1. Marcó tendencia durante casi 25 años y se vendieron más de cinco millones de unidades.

2. Bugatti Type 35

En el país de Le Mans no podíamos cerrar la lista sin hablar de un coche de competición. Y de todos ellos, el Bugatti Tipo 35 fue sin duda el mejor coche de carreras de la marca, posiblemente el más bonito de antes de la Guerra y el primero en contar con el célebre radiador de Bugatti en su frontal.

Tomó la salida en más de 1.000 carreras y ganó el Campeonato del Mundo de Grand Prix en 1926 tras haber ganado 351 carreras y 47 records en los dos años previos. Bugatti Tipo 35 obtuvieron un promedio de 14 victorias por semana. Bugatti organizó la Targa Florio como un proyecto especial para este coche, y consiguió la victoria durante cinco años consecutivos, entre 1925 y 1929.

Sin este modelo, del que se fabricaron apenas 96 unidades, y sus innovaciones (sistema eléctrico con un cojinete de bolas insólito, frenos de tambor en las ruedas traseras, manejados mediante cables, llantas de aleación por vez primera, eje delantero hueco para reducir el peso…. no se entenderían superdeportivos actuales como el Veyron o el Chiron. Entonces también hubo versión de calle del pequeño bólido azul, el Bugatti 35A, pero como ahora solamente los más pudientes consiguieron hacerse con uno. El italiano Ettore Bugatti que fundó su negocio en Molsheim, Francia supo crear como nadie coches exclusivos… la máxima espresión del lujo francés.

1. Citroën DS

Cuando se presentó en el Salón de París de 1955, el Citroën DS puso patas arriba todos los convencionalismos del mundo del motor conocidos. Tanto por el diseño de Flaminio Bertoni, como por sus innovadoras soluciones técnicas (suspensión hidroneumática con corrector automático de altura, frenos de disco, dirección asistida, caja de cambios semi-automática…). Se le llamaba Tiburón por sus formas, pero podría ser también su apodo por ser un auténtico depredador.

Como vimos en la historia del Citroën DS, contó a lo largo de su vida con varias versiones, entre las que hubo una familiar lalmada break y otra descapotable. Hasta el final de su producción, en 1975, se vendieron más de 1,5 millones de unidades, y todavía hoy en día sigue siendo un icono del diseño, el buen gusto y la innovación. Hasta tal punto que el grupo PSA ha comenzado a gestar toda una marca, DS, tras su leyenda. Ningún otro coche puede decir eso… aunque a la gama actual le falta algo del atrevimiento del que hacía gala el abuelo.

Fuentes: Jalopnik, Telegraph

5 COMENTARIOS

  1. que no esté el peugeot 406 me parece un error, ese coche a día de hoy se sigue viendo a patadas por las carreteras y son eternos

  2. Un icono de los coches franceses es tambien el 505, cuantos modelos hubo ? Y todavia se ven por cientos en las carreteras y garajes a pesar de los años que lleva sin venderse. Hasta en EEUU pude ver uno circulando

  3. y el R18 ?, que fue el que marco el rumbo de los coches modernos y el rombo continuó haciendo fierros únicos, la cupe Fuego, el R 19 y los Megane, creo que hay otros muy pero muy buenos, franceses también,
    pero los del rombo son únicos.
    Tuve Gordini, Dauphine, 4L, 6, Torino, 18, 19 RN y ahora Megane II 1,6 16v
    Nunca los vendí, siempre me los compraron, el último el 19RN tenia 267000 Km no fumaba ni tenía falla alguna, después mi amigo que lo compro lo uso hasta los 345.000 y lo vendió al toque y a muy buen precio.
    Mi actual Megane cruzo a Chile mas de 10 veces, ripio, barro, nieve, etc., recorrí todas las provincias, le pogo nafta y sigue…. Para mi no hay como el Rombo

  4. Y se olvidaron de los Panhard, de todos los tiempos, ya que fueron inspiradores a todas las marcas francesas citadas y al Ford Sierra.

Deja una respuesta