Fabricada en la planta de Nissan en Barcelona (donde también se producen los Nissan Navara y Renault Alaskan, con los que comparte chasis y elementos mecánicos), la nueva Clase X de Mercedes Benz iniciará su producción en serie a finales de este mismo verano y llegará a los concesionarios de la marca en España a partir del próximo 4 de noviembre.

Como afirma el presidente de Mercedes-Benz, Dieter Zetsche, “Entre los modelos Pick-up, la Clase X es el Mercedes”. El fabricante alemán nunca antes tuvo un modelo pick-up en su gama y ahora que lo tiene quiere mantener el prestigio y la calidad que distinguen a Mercedes del resto de los fabricantes. Todo un reto, teniendo en cuenta que comparte línea de producción con los Nissan Navara y Renault Alaskan, aunque salir de la misma línea de producción de la Navara sea un aval en cuanto a calidad de pick-up hablamos.

El nuevo Mercedes Clase X 2018 ofrece un diseño exterior moderno, que sigue las pautas imperantes en el segmento pick up de tamaño medio con cabina King Cab de cuatro puertas y caja de carga. Su frontal mantiene el clásico estilo que caracteriza a los vehículos comerciales de Mercedes-Benz, con la gran estrella dominando la parrilla delantera y las ópticas muy en los laterales, al estilo también de los modelos crossover o todocamino de la marca.

En la vista lateral destaca por su amplia distancia entre ejes (3,15 m) y el excesivamente corto voladizo delantero. Toda la cabina está situada por delante del eje trasero, sobre el que recae en exclusiva el peso de la caja de carga, con un voladizo trasero que abarca casi el 60 por ciento de la misma. Esta ofrece hasta 1.042 kilos de capacidad de carga, y en su superficie puede acoger, entre los pasos de rueda, un europalet en posición transversal. Para acceder más fácilmente a la zona de carga, Mercedes ha dispuesto que el Clase X incluya de serie un peldaño integrado en el paragolpes y que la portezuela de la caja se pueda abrir hasta 90 o hasta 180º.

Mercedes Clase X 2018. Motores

Cuando se ponga a la venta en nuestro mercado, lo hará con dos posibles opciones diesel elaboradas a partir del mismo bloque cuatro cilindros de 2.3 litros que se ofrecerán como X 220 y X 250 D, con 163 y 190 CV de potencia respectivamente. Ambas estarán disponibles tanto en variantes de tracción delantera como integral 4Matic y con cambio manual de seis relaciones de marcha. La versión más potente, la X 250D ofrecerá opcionalmente tanto un sistema de control de descenso en pendiente como el cambio automático de siete marchas.

Algo más adelante, a mediados del próximo año, se añadirá a la gama una versión dotada con la misma mecánica 6 cilindros diesel de 258 CV y 550 Nm de par máximos que se ofrece con el Clase V, que estará disponible siempre en combinación con el cambio automático y la tracción permanente 4Matic con bloqueo de diferencial trasero (será la única versión de la gama que lo monte). Su equipamiento será de lo más completo, incluyendo entre otros elementos levas tras el volante y cinco posibles modos de conducción (confort, eco, sport, manual y off-road).

En cuanto a las versiones dotadas con mecánicas gasolina, en principio, la marca no tiene prevista su comercialización en nuestro mercado, aunque existirá una versión de 165 CV cuya venta está prevista en otros mercados.

Mercedes Clase X 2018. Equipamiento

En España, se venderá con los acabados Pure, Progressive y Power, enfocados respectivamente a un uso clásico de pick-up el primero, de tipo laboral el segundo y claramente destinado a actividades de ocio el tercero. Como es habitual en la marca de la estrella, el listado de opciones para adaptar el Clase X al gusto de cada cliente y dotarle del lujo y refinamiento necesario será casi interminable.

Desde el nivel inicial ya cuenta con llantas de acero 17 pulgadas, paragolpes, retrovisores y manetas en negro, sistema de sonido Audio 20 con Bluetooth y cuatro altavoces, aire acondicionado, elevalunas eléctricos, ordenador de a bordo, faros antiniebla y algunos elementos de seguridad como el ABS, EBD, TCS, ESP, TPMS, airbags, alerta de cambio de carril o lector de señales de tráfico.

El acabado Progressive suma llantas de aleación, paragolpes y molduras del color de la carrocería, parrilla cromada, sensores de luz y lluvia, iluminación interior LED o volante y pomo del cambio en piel. El tope de gama Power añade a lo anterior llantas de 18 pulgadas, paragolpes específicos, faros y piloso LED, detalles cromados, asientos con ajuste eléctrico, climatizador automático bizona, pantalla táctil o tapicería mixta.

Fuente: Daimler
Galería de imágenes:

Ver galeria (10 fotos)

 

1 COMENTARIO

Deja una respuesta