En el Salón de Shanghái también ha visto la luz el nuevo Mercedes Clase S 2017, un lavado de cara para la berlina de lujo de la marca. No se trata de cambios revolucionarios, sino de mantener a este modelo de representación al nivel de la competencia, que está en modelos de la talla del Audi A8 y del BMW Serie 7. Las principales novedades de este ejemplar que llega en el mes de julio, se dan a nivel tecnológico, donde el Clase S quiere ser la referencia.

El aspecto exterior es uno de los puntos más conservadores. No hay muchas modificaciones respecto a su antecesor aunque cuenta con paragolpes delantero y trasero rediseñados. Se incorpora una nueva parrilla a todos los modelos de la gama (antes estaba limitada a los V12) y de forma opcional se pueden escoger los faros Multibeam LED. Hay nuevos diseños de llantas (desde las 17 hasta las 20 pulgadas) y en la zaga destacan los pilotos LED y las salidas del escape integradas.

El interior viene siendo lo que cabe esperar de un Mercedes Clase S: lujo y tecnología. Los materiales siguen siendo de primera calidad (cuero, madera o aluminio) y se permiten nuevas combinaciones de colores. Para que el confort a bordo sea el máximo posible se incorpora por primera vez el ‘Energizing Comfort Control‘, un sistema capaz de modificar el ambiente (climatización, calefacción o ventilación de los asientos, función masaje, iluminación ambiental o música) para adecuarse a nuestro estado de ánimo.

El diseño del salpicadero y consola central es más cercano al Mercedes Clase E. De éste toma las dos pantallas de 12,3 pulgadas que van seguidas y que una sirve para la instrumentación y la otra para el sistema multimedia. También estrena el mismo volante con botones táctiles, que da un toque de distinción y permite controlar el infoentretenimiento. No faltan elementos como la iluminación ambiental con hasta 64 tonos diferentes.

A nivel tecnológico el Mercedes Clase S es todo un escaparate y por lo tanto también recibe numerosas ayudas a la conducción. Sistemas como el ‘Intelligent Drive‘ que permiten una conducción semi-autónoma consiguiendo mantener el vehículo en el carril y ajustar la velocidad si algún vehículo nos precede. Con solo dar un toque al intermitente es capaz de cambiar de carril de forma autónoma gracias a un sistema mejorados de cámaras y radares para calcular todos los parámetros.

Mercedes Clase S 2017. Motores

Otras novedades importantes de la berlina de representación se encuentran bajo su capó. Cuenta con una gama de motores renovada que es más eficiente y que arranca con un nuevo motor diésel V6 biturbo de 3.0 litros que tiene 286 CV (en el S 350 d 4MATIC) y 340 CV (en el S 400 d 4MATIC). Por encima se sitúa un gasolina V8 biturbo de 4.0 litros que tiene 469 CV de potencia. Esa misma mecánica es la utilizada por el Mercedes-AMG S 63, aunque en este caso con 612 CV y 900 Nm de par. El tope de gama es el AMG S 65 que está disponible con la carrocería de batalla extendida y que cuenta con un motor V12 biturbo de 6.0 litros y 630 CV.

Fuente – Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (74 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta