Se confirma lo que hace unos días ya adelantamos. El Gobierno ha aprobado una moratoria del ciclo WLTP hasta 2021. La noticia llega justo el día antes de que entre en vigor este nuevo ciclo de homologación que tanto está dando que hablar en los últimos meses. En España, en vez de entrar en vigor el 1 de septiembre, tendremos un régimen transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020. De esta forma, los efectos que se preveían con este cambio quedarán suavizados.

Durante este periodo de transición de más de dos años, se usarán unos valores correlados entre el antiguo ciclo NEDC y el nuevo WLTP, algo que inicialmente se iba a aplicar solo hasta finales de año. Se calculaba que el precio de los automóviles podría incrementarse en un 20 % con el cambio pero, tras aprobar la moratoria, el nuevo cálculo indica que el impacto en el precio se quedará en un 5 %.

Esta medida llega después de que los fabricantes de coches demandasen esa prórroga alegando que el cambio a WLTP les había afectado firmemente y algunos no iban a llegar a tiempo (ha habido otros que sí). Uno de los problemas que tienen las marcas es que algunos modelos que estaban exentos del Impuesto de Matriculación sobrepasarán los 120 g/km de CO2 con la nueva homologación y tendrán que empezar a pagar. Hay otros que también pasan a pagar más por saltarse a un tramo superior de este impuesto.

Eso ha llevado a una situación en la que las matriculaciones han crecido enormemente (sin cifras definitivas, se habla de en torno a 120.000 en agosto), con la finalidad de ir dando salida a esos coches NEDC antes de que acabase el año. El Ministerio de Industria permitía que estas automatriculaciones estratégicas fueran de hasta el 10 % de las ventas totales de la marca en 2017. Y este exceso de stock puede que se traduzca en buenas ofertas en los próximos meses en el mercado de KM0.

Sin embargo, hay organizaciones como la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) que consideran a la moratoria como una “medida parche”. Aunque muestra un respaldo del Gobierno al sector y se suma a otros países europeos que también han aprobado prórrogas similares, lo cierto es que no es una medida definitiva. La patronal lo que pide directamente es la eliminación del Impuesto de Matriculación para consolidar la demanda a largo plazo.

Puede que esto sea algo difícil al tener transferidas las competencias a las comunidades autónomas, pero Ganvam insiste en vincularlo a las emisiones (y no a la cilindrada y la potencia). En todo caso, la medida queda aprobada y hasta el 2021 no tendremos el ciclo WLTP plenamente activo en nuestro país. De esta forma parece que el consumidor no quedará afectado negativamente por las subidas de precio y los fabricantes no perderán competitividad ni desposicionamiento comercial.

Fuente: Europa Press / Ganvam

1 COMENTARIO

  1. Pero entonces, se seguirán vendiendo coches demasiado contaminantes hasta 2021, así que esto tampoco es del todo bueno.

    Un saludo.

Deja una respuesta