Seguramente ya te hayas percatado. La gran mayoría de los coches que circulan por las carreteras del mundo están pintados en unos pocos colores. Todos ellos son lo que la gente en la industria llama “acromáticos”. Eso significa que son tonos que, a voz de pronto, no son tan vivos, véase el blanco, el negro, el gris y el plateado. Si alguna vez te habías preguntado por qué, ya puedes apaciguar tu incertidumbre porque la cadena estadounidense CNBC lo ha investigado y hay respuestas.

Pasemos a los datos. El 39 % de los coches del mundo son blancos, según la información recogida en 2019 por la empresa de productos químicos y pintura BASF. Otro 39 % queda conformado por el negro (16 %), el gris (13 %) y el plateado (10 %). Eso significa que el 78 % restante de vehículos están pintados con un aerosol acromático, o lo que es lo mismo, prácticamente ocho de cada 10 coches vendidos no optar por llamar mucho la atención. Y dando la vuelta a la tortilla, el color cromático más popular es el azul con un 9 % de cuota, seguido del rojo con un 7 %.

Hay una serie de factores que explican este fenómeno, incluido el hecho de que el blanco, el negro, el gris y el plateado “combinan con todo”, y están disponibles para casi todos los modelos que habitan en este planeta. Son colores que nunca pasan de moda, a diferencia de algunas opciones más atrevidas que pueden reducir el valor de reventa en el futuro (¿alguien ha dicho SEAT amarillos?). Y, por supuesto, a algunas personas les gustan los colores apagados como el blanco, el negro y el gris y sus respectivas variaciones; hay coches a los que les sienta bien.

Pocos tonos hay mejores que un «aburrido» gris oscuro que conjugue tan bien con un Lamborghini Reventón

De acuerdo con el reportaje de la CNBC, la psicología juega un papel importante. Por ejemplo, el azul es un color popular para los vehículos eléctricos. En parte, esto podría deberse al hecho de que, en los albores de su popularidad, muchos coches eléctricos usaban un tono de azul, y ahora los consumidores asocian el azul con los vehículos eléctricos. Además, ¿de cuántos casos somos conocedores que alguien va al concesionario, y compra una unidad que ya tienen ahí? Normalmente, estos tienden a ignorar los tonos llamativos porque se busca algo fácil de vender.

Los fabricantes de pintura insisten en que los colores actuales son más matizados y variados de lo que muestran las estadísticas. El blanco no es simplemente blanco, ni son tonos uniformes de negro, gris o plata. Los recubrimientos de una carrocería se pueden modificar de muchas formas, agregando efectos como escamas de metal, o trozos de vidrio o mica. Los distintos tonos cromáticos también se pueden modificar (p. ej.: un ligero tinte azulado sobre el blanco evoca un aspecto futurista, mientras que un blanco que ligeramente hacia el amarillo transmite lujo).

Fuente: CNBC

1 COMENTARIO

  1. Yo lo elegí blanco para disminuir el efecto de los rayos del sol. Supongo que si viviera en Suecia o Noruega lo tendría negro. No hay más.

Deja una respuesta