La fuerza policial de Dubái es conocida en todo el mundo por tener algunos de los coches más rápidos y más caros del mundo. Seamos realistas, son máquinas dignas de ser atracciones turísticas. Como resultado, el servicio de ambulancias de la ciudad ha adoptado dos nuevos modelos para su flota: un Chevrolet Corvette (C7) y un Nissan GT-R.

Dubái es diferente a cualquier otro lugar del mundo, y no solo porque es una hermosa ciudad rodeada de desierto y océano. Es la tierra de increíbles rascacielos, personas increíbles y estilos de vida tan opulentos que los superdeportivos son meros circulantes diarios. Una pareja de ambulancias en forma de Nissan GT-R y Chevrolet Corvette (cualquier Corvette, sino el Grand Sport) puede ser muy necesaria en caso de tener que llegar a un hospital muy rápido.

Ahora es el momento en el que puede que te preguntes cómo estos coches deportivos de dos puertas pueden funcionar y ofrecer un servicio como ambulancias. Lo cierto es que, simplemente, no pueden. En consecuencia, se utilizarán principalmente para patrullas en áreas turísticas y aparecerán en varios eventos deportivos, lo que los convierte en una herramienta de promoción más que cualquier otra cosa.

Aunque la misión de estos vehículos de altas prestaciones no es cargar a los pacientes en una camilla y llevarlos al hospital, sí tendrán una función útil más allá de la merca ostentación “gratuita”. Tanto el coupé nipón como el estadounidense se usarán como máquinas de primera respuesta que tienen como objetivo llegar a pacientes críticos en un tiempo de entre cuatro y ocho minutos más rápido que una ambulancia tradicional. Al menos, eso es lo que dice el servicio de ambulancia.

El Servicio de Ambulancia de Dubái ya posee en su parque móvil actual un Lotus Evora, un Dodge Challenger y una pareja de Ford Mustang

El Hospital Zulekha, un centro importante en el área de Dubái, afirmó que estos deportivos de primera respuesta “están destinados a llegar a la escena de emergencia primero antes de la ambulancia, para ayudar en el accidente y salvar lo que se pueda salvar hasta que llegue la ambulancia”. Dos médicos manejarán el Corvette y el GT-R, que estarán equipados con equipos de RCP, depósitos de oxígeno y otros equipos médicos comúnmente utilizados para tratar víctimas de accidentes.

Por otro lado, la flota policial de Dubái está agregando y retirando rutinariamente exóticos de su flota. En una primera etapa, tenía un Aston Martin One-77, un Bugatti Veyron Grand Sport, un Porsche 918 Spyder, un Ferrari FF, un Nissan GT-R, un McLaren 12C, un Lamborghini Aventador, un BMW M6 Gran Coupe, un Brabus Mercedes G 63 AMG, un Audi R8 V10, un Mercedes-Benz SL 63 AMG, y seguramente otros muchos absurdamente caros y rápidos.

Fuente: GTSpirit

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta