Fast & Furious es una de las franquicias de películas más populares de la historia del cine. Se han lanzado ocho películas desde 2001, más el spin-off de Hobbs & Shaw (2019). Con sus coches rápidos, acrobacias locas y lugares exóticos, era de esperar que el siguiente paso fuese acudir al mundo de los videojuegos. Y lo hará próximamente con Fast & Furious Crossroads.

Los videojuegos vinculados a películas tienen la desafortunada reputación de ser productos de bajo presupuesto de estudios desconocidos que se apresuraron por cumplir en la fecha de lanzamiento de una próxima película. En el caso de Fast & Furious Crossroads, es posible que no comparta el título de Fast 9, pero ciertamente fue desarrollado para apoyar el próximo filme, dado que ambos están programados para llegar al gran público en mayo de 2020.

En lo que respecta a lo que hay detrás de la carcasa, hay una sorprendente cantidad de empresas de gran pedigrí detrás del juego. Publicado por Bandai Namco Entertainment y creado por Slightly Mad Studios (los desarrolladores detrás de la aclamada serie Project CARS), Fast & Furious Crossroads no tiene ninguna excusa para parecer tan mal hecho como lo hace. Es decir, puede ser una gran creación para 2007, pero no para la última generación de consolas.

Se ve rudo. Todas las caras tienen la misma expresión, con los mismos rasgos que esperarías ver en un juego de años atrás como el Grand Theft Auto: San Andreas. Los personajes están forzados y tienen animaciones antinaturales, especialmente evidentes en algunas tomas de acción. Y más que verse mal, se ve anticuado. Con suerte, los desarrolladores tendrán tiempo suficiente para pulirlo antes del lanzamiento del juego el próximo año.

La lista de vehículos que se muestra en el tráiler oficial incluye un Ford Mustang y un Chevrolet Camaro de primera generación, un Plymouth Roadrunner GTX, el icónico Dodge Charger negro de 1970 y, sorprendentemente, una pareja de Renault Mégane RS de nueva factura. Incluso hay lo que parece ser un cruce entre un tanque y un aerodeslizador. La mayoría están altamente modificados, y muchos han aparecido ya en películas anteriores de la saga.

A primera vista, parece un juego de disparos en primera persona (shooters) donde los participantes tendrán que ir ascendiendo de misión en misión. Hasta aquí ninguna novedad. Pero los desarrolladores se centran en escenas de acción cinemáticas para cerrar la brecha entre las consolas y Hollywood. Sin embargo, Bandai Namco quiere mantener la trama completa en secreto por el momento, aunque promete una “historia auténtica” y un modo multijugador.

“Los jugadores viajarán desde las calles de lugares exóticos al oscuro mundo del espionaje internacional, logrando atracos y acrobacias de alta velocidad mientras luchan para derribar una nueva amenaza”, declara el sitio web oficial. Anteriormente, ya habían salido dos videojuegos inspirados en la franquicia: The Fast and The Furious (2006) para PS2 y PSP; y Fast & Furious: Showdown (2013), lanzado para PC, PS3, Xbox 360, Wii U y Nintendo 3DS.

Fast & Furious Crossroads se anuncia como “un juego de acción de atraco vehicular basado en equipos” en desarrollo para PC, PS4 y Xbox One. El juego estará protagonizado por Tyrese Gibson, Sonequa Martin-Green y Asia Kate Dillon junto a Vin Diesel y Michelle Rodriguez. El tiempo dirá si tiene éxito. Mientras tanto, en las próximas semanas se publicarán avances como una muestra del modo multijugador, el precio y la fecha de lanzamiento exacta.

Para mantener a todos contentos hasta entonces, la nueva serie animada llamada Fast & Furious: Spy Racers se lanzó en Netflix el pasado 26 de diciembre. Si bien no cuenta con Vin Diesel como Dominic Toretto, sí presenta Tony Toretto, su primo. A pesar de que las carreras callejeras ya no atraen tanto al público de la gran pantalla, tanto en la mini-serie animada como el videojuego, hay carreras y organizaciones criminales.

Fuente: Fast & Furious Crossroads

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta