La historia de Audi ha sido bastante azarosa. Surgió de la fusión de cuatro marcas (Audi, DKW, Horch y Wanderer), que formaron Auto Union, que estuvo en manos de Daimler (sí, junto a Mercedes) antes de que en 1965 consiguiesen renacer de sus cenizas, ta en Inglostatd. En aquella época Volkswagen ya estaba muy implicada con la marca y en 1969 consiguió la fusión entre Auto Union GmbH y NSU Motorenwerke AG, con sede en Neckarsulm.

Esta unión dio lugar a varias cosas. Quizá la más importante, que la propia Audi destaca a día de hoy en su web fue el eslogan publicitario “A la vanguardia de la técnica”, acuñado en 1971 para tratar de aunar la gran diversidad de conceptos técnicos de las distintas marcas, como el motor rotativo Wankel que montaba el NSU Ro80.

Precisamente ese bloque era el que montaba el NSU Trapeze, un curioso prototipo presentado en el Salón de París de 1973, diseñado nada menos que por diseñado por Marcello Gandini de Bertone. El famoso italiano se había encargado de diseñar el legendario Lancia Stratos presentado dos años antes en el Salón del Automóvil de Turín de 1971. Hay algunas similitudes entre ambos vehículos, como su diseño en forma de cuña, si bien el Trapeze contaba con cuatro plazas.

Este NSU Trapeze, una especie de Stratos práctico, medía 4.080 mm de largo (apenas dos centímetros más que un Ibiza 2017), por 1.830 mm de ancho y apenas 1.100 mm de altura, con un gran parabrisas envolvente como rago más definitorio. Contaba con una notable (para la época) distancia entre ejes de 2.430 mm, de ahí que cupiesen cuatro personas, si bien los asientos tenían una curiosa distribución trapezoidal, de ahí el nombre de este prototipo.

Los pasajeros rodeaban al motor rotativo, montado en posición central, como puedes ver en el esquema superior. Se trataba del mismo porpulsor del Ro80 de 1.0 litros, que rendía 115 CV de potencia y 158 Nm de par máximo. Este motor de doble rotor había movido al sedán de cuatro puertas desde 1967 y fue uno de los modelos que popularizó al motor Wankel, junto al Mazda Cosmo Sport.

Nunca llegaría a producción, por desgracia, ya que algunas ideas, como esos seis faros escamoteables, son realmente soprendentes (hoy no tendrían cabida debido a las normas de seguridad de peatones). La marca NSU acabaría de desaparecer en 1977, junto con la desaparición del mercado del Ro80 y con ambos los motores rotativos en Alemania.

 

Galería de fotos (por Rainer W. Schlegelmilch):

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta