¿Y si la forma de afrontar el enorme reto que supone la conducción autónoma ha sido errónea? Eso piensan Alex Kendall y Amar Sha, cofundadores de Aayve, una empresa que pretende cambiar por completo el enfoque.

Según ellos, en lugar de más sensores y mapas lo que hace falta en los vehículos son más algoritmos inteligentes. “Los seres humanos tienen una capacidad fascinante para realizar tareas complejas en el mundo real, porque nuestros cerebros nos permiten aprender rápidamente y transferir conocimiento a través de nuestras muchas experiencias”, asegura Sha.

Hacer que los coches sean más inteligentes. Con esa premisa el equipo instaló en un Renault Twizy con una sola cámara y modificaron la dirección, acelerador y frenos para que pudiesen ser controlados con el ordenador. Lo conectaron después a una unidad de procesamiento de gráficos capaz de analizar los datos que proporcionaba la cámara en tiempo real y luego le enseñaron a aprender, con los datos que le daba la experimentación, la optimización y la evaluación.

Colocaron al Twizy en un carril muy estrecho y una curva suave. En un primer momento un humano llevaba el coche, pero pronto le dio el control total al coche, sin decirle cuál era su tarea, para que experimentase con los controles.

El algoritmo “penalizaba” al automóvil por cometer errores (como salirse del camino) y lo “recompensaba” en función de lo lejos que lelgase sin intervención humana. En 20 minutos (menos de 20 pruebas), el automóvil había calculado cómo seguir un carril sin problemas.

Wayve cree que la calidad de los sistemas de aprendizaje será el factor clave en quién domina el mercado del automóvil autónomo en la próxima década. La orientación hoy en día va en ese sentido. El Tesla Autopilot, quizá la aporximación más conocida, ya registra los errores de conducción, que se usa para “enseñar” a otros Tesla. Pero esta empresa va más allá pues permite que un vehículo autónomo construya su propio modelo completo de cómo operar en el mundo, de igual modo a cómo lo hace un conductor humano.

Es fascinante ¿verdad? En este vídeo de un par de minutos puedes ver mejor cómo es ese proceso de aprendizaje:

Fuente: Wayve

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta