Está en Gemert-Bakel, una pequeña localidad de Holanda, donde sus 30.000 habitantes pueden decir con orgullo que tienen el primer puente del mundo fabricado por una impresora 3D. Aunque de primeras puede generar una cierta desconfianza, lo cierto es que puede resistir hasta cinco toneladas de peso. Lo que significa que por él pueden transitar vehículos de hasta esa magnitud.

Cabe señalar que este puente, es estrictamente hablando, el primer puente impreso en 3D que soporta el paso de vehículos. Y es que el primer puente para peatones fabricado por este método, se inaguró el año pasado en Alcobendas (Madrid).

El puente holandés, que nació del acuerdo entre distintos colectivos como el Royal BAM Group, una de las constructoras más importantes del país y la Universidad de Tecnología de Eindhoven, tardó tres meses en completarse.

En relación a sus prestaciones técnicas, mide 8 metros de largo por 3 metros y medio de ancho; compuesto además por ochocientas capas de cemento comprimido dispuestas a lo largo del mismo.

En un país donde hay más bicicletas que personas, no hace falta pensar mucho en que tipo de vehículos serán los que más transiten por el puente. ¿Qué te parece esta idea, está al nivel de estos puentes?

Vía: Amigus.org

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta