Opel sigue fiel a sus tradiciones con el lanzamiento de nuevos modelos GSi. Una historia que comenzó hace ahora 33 años, con el lanzamiento de los Opel Manta y Kadett GSI en 1984. Inicialmente llevaron motor de 1.8 litros con 115 CV, pero con el tiempo estas siglas se fueron viendo en otros modelos y la potencia fue aumentando. Hace un par de meses vimos al Opel Insignia GSi y ahora en el Salón de Frnakfurt debuta la versión familiar.

El Opel Insignia GSi Sports Tourer pretende ofrecer cierta deportividad en este formato tan práctico y aprovechable. Se presenta de la misma guisa que la berlina, con un aspecto ligeramente más radical gracias a unas tomas de aire cromadas, un nuevo spoiler trasero o las salidas del escape cromadas. No pasan despercibidas en esta versión las llantas de 20 pulgadas que cuenta con unas pinzas de freno firmadas por Brembo y van calzadas por neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S.

En el interior contará con todas las bondades que se ofrecen en este modelo. Los ocupantes de las plazas delanteras van sentados en unos cómodos asientos deportivos ergonómicos AGR, que ofrecen ventilación, calefacción o masaje. El volante achatado y las inscripciones GSi también delatan a esta versión. La habitabilidad del habitáculo seguirá siendo destacada y el maletero se mantiene en 560 litros con la ventaja del portón eléctrico con apertura automática.

Pero uno de los puntos más importantes es la gama mecánica, que estará formada por los dos bloques más potentes de la gama. Por primera vez el Insignia GSi Sports Tourer puede ser diésel, gracias al motor 2.0 BiTurbo de 210 CV y 480 Nm, con el que es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 231 km/h. Además los consumos no se incrementarán demasiado, pues homologa 7,3 l/100km en ciclo combinado.

Para los que prefieran la gasolina seguirá estando disponible el motor 2.0 Turbo de cuatro cilindros con 260 CV y 400 Nm de par. En este caso las prestaciones son algo mejores, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y una velocidad punta de 245 km/h. En cuanto a consumos está un poco más penalizado y homologa 8,7 l/100km. Ambas mecánicas van ligadas a la nueva transmisión automática de ocho velocidades.

La potencia pasa a las cuatro ruedas mediante un sistema de tracción total Twinster con reparto vectorial del par motor. De serie cuenta con el chasis electromecánico FlexRide, que sitúa la carrocería 10 mm más cerca del suelo y adapta la respuesta del Opel Insignia GSi Sports Tourer en función del modo elegido. Se pueden seleccionar Standard, Tour o Sport para una respuesta personalizada. En este modelo se suma el modo Competición, que desconecta el control de tracción

Fuente – Opel

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta