El Rolls-Royce Sweptail es el último lanzamiento de la firma británica y ha sido presentado en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este, a orillas del Lago Como. Aunque el Phantom haya terminado su producción, el nuevo modelo no se trata de su sucesor ni nada por el estilo, de hecho no se fabricará en serie. El Sweptail es una creación única para un afortunado cliente que se puso en contacto con la marca en 2013 para realizar su coche de ensueño.

Dicho cliente imaginó un lujoso biplaza con guiños al pasado y al mundo de la náutica y el resultado final es el que veis en las imágenes. El Sweptail toma como base al Rolls-Royce Phantom Coupé, aunque apenas reconocemos a este modelo debido a sus modificaciones. La principal, su gran superficie acristalada que prácticamente se extiende desde el parabrisas hasta la luna trasera, terminando en forma triangular inspirada por los modelos clásicos de la década de 1920 y los lujosos yates.

El frontal es la zona que más respeta el diseño tradicional de la marca, con una gran parrilla de aluminio pulido y unos faros redondos. En su línea lateral destaca principalmente la caída de ese techo de cristal, que hace gala de su condición de coupé. La trasera ha sido altamente modificada y recuerda a la popa de un yate. Tiene unos pilotos traseros verticales que quedan unidos gracias a un peculiar paragolpes con forma de ‘U’.

En el interior biplaza también se ha trabajado mucho para dar una visión única. Seguramente sea uno de los más luminosos gracias a toda la superficie acristalada y presenta un diseño minimalista y elegante. Volviendo a la influencia náutica, destaca por el uso de la madera, en concreto el ébano, que se mezcla con el cuero dando una sensación de calidad enorme. En el lugar donde irían los asientos traseros hay una plataforma de madera. Queda completo con detalles como unos maletines que salen de las puertas y una botella de champagne oculta.

Sus entresijos siguen siendo los de un Phantom, por lo tanto el Rolls-Royce Sweptail está alimentado por el motor V12 de 6.75 litros. Aunque no se han dado detalles, es de suponer que se mantendrán los 460 CV de potencia. Tampoco hay confirmación oficial de su precio, pero ya se dice que podría ser el modelo más caro que se haya hecho. Los rumores apuntan a que el cliente habría desembolsado alrededor de 11,5 millones de euros por él.

Fuente – Rolls-Royce

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta