Cuatro años ha tardado Porsche en actualizar el descapotable Boxster. Desde febrero de 2009 está a la venta en sus dos versiones, el Boxster y el Boxster S. El Porsche Boxster tiene un motor de gasolina de 2.9 de 256 CV mientras que la versión S disfruta de 310 CV con motor de gasolina también.

Porsche Boxster
Porsche Boxster

Ambas versiones están disponibles con un cambio manual de seis velocidades o con el cambio automático PDK de siete relaciones (Porsche-Doppelkupplungsgetriebe; Porsche-transmisión de doble embrague) que ya ha estrenado el nuevo Porsche 911. Este cambio encarece el precio en 3.000 € con lo que habrá que pensarse seriamente si merece la pena ponerlo. Lo cierto es que el cambio PDK permite cambiar de marcha rápidamente de una forma suave.

El Boxster demuestra su potencial en carreteras reviradas. En autovía es agradable pero es en las curvas donde te vas a divertir más. La suspensión absorbe bien las irregularidades sin ser muy incómoda para los ocupantes. Este modelo tiene tres modos de conducción: Normal, Sport (si tiene la suspensión PASM) y SportPlus (si lleva el paquete Sports Chrono). Influyen sobre el cambio, el motor, la dirección, los controles electrónicos y la dureza de los amortiguadores.

Los asientos de este modelo son nuevos ya que presentan una función de ventilación además de estar calefactados. Estos sujetan bien el cuerpo tanto en el caso de las personas corpulentas como en el de las personas que no lo son. El puesto de conducción está muy bajo con respecto al suelo, algo típico en los cupés de la marca. Los pedales casi se empujan en vez de pisarlos y el volante queda a la altura de los hombros. Los materiales del interior son de calidad y están bien ajustados.

El Boxster 2009 presenta diferencias en su diseño exterior. Se puede apreciar muy bien en el frontal y en la parte trasera. El cliente tiene a su disposición un paquete que incluye faros de xenón dobles, alumbrado en curva y diodos para las luces de día que sustituyen a los antiniebla.

Porsche Boxster S
Porsche Boxster S

El mecanismo de cierre y apertura de la capota de este descapotable no es totalmente automático. El primer paso es manipular un tirador para soltar o fijar un anclaje. Luego la capota se abre o se cierra automáticamente. El techo se ajusta bastante bien de tal manera que a velocidades bajas y medias no se aprecia mucho ruido en el interior del habitáculo.

Para los que quieran completar el equipamiento de su Boxster, existe la posibilidad de adquirir el paquete Sports Chrono. Este incluye una función de salida rápida que la marca ha bautizado como Launch Control con la que se mejora 0,2 segundos acelerando de 0 a 100 km/h. La marca te ofrece también un nuevo navegador que tiene disco duro, control de voz y conexiones para USB y para iPod.

El equipamiento del Porsche Boxster es el mismo que el del Boxster S. Llevan los mismos elementos de serie entre los que destacan el control de estabilidad PSM, control de tracción, dirección asistida de relación variable, espejos térmicos, alerón posterior retráctil y llantas de aleación 18″ Boxster S.

El equipamiento opcional que la marca pone a tu disposición es de los más abundantes. Es el mismo en el Boxster que en la versión S salvo que este último puede añadir los frenos cerámicos Porsche PCCB. Otros elementos interesantes son el bloqueo mecánico del diferencial, ayuda de aparcamiento trasero, suspensión activa Porsche (PASM), retrovisor interior antideslumbrante automático, asientos deportivos adaptables, escape deportivo y kit de carbono.

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta