Saab se introdujo en el sector de los crossover/SUV con el 9-7X, y en 2009 presentó el Saab 9-3X, una variante elevada y con tracción 4×4 del 9-3 Sportback. Ojo, este modelo tiene un carácter muy marcado y quiere constituir una alternativa a los más pesados SUV/Crossover. Este modelo se muestra ideal para los conductores que circulan por terrenos deslizantes y caminos, pero que no precisan de un todoterreno, por así decirlo, “de verdad”.

Es decir, puedes meterlo por caminos de grava o sin asfaltar, que él mismo se “apaña”, no hace falta ser un experto en conducción offroad. Haciendo un paralelismo con la montaña, si eres aficionado a ella, este vehículo es el calzado de trekking frente a las pesadas botas de montaña. El Saab 9-3 X está en la línea de otras realizaciones de este tipo, como por ejemplo el Skoda Octavia Combi Scout o los modelos más lujosos Audi A6 Allroad y Volvo XC70.

En el apartado mecánico del Saab 9-3X, hay que destacar  que posee tres motorizaciones, y todas con  diferentes combustibles: un gasolina, un diésel y un Biopower (para funcionar con etanol E85). Los de gasolina y Biopower apenas se diferencian entre sí, pues se trata de dos motores 2.0 T de 210 cv. Ambos ofrecen unas prestaciones sobresalientes, con 230 km/h de velocidad máxima y llegando de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos. Los consumos no son excesivamente elevados, con 8,3 l/100 km de media, y las emisiones de CO2 se quedan en 199 g/km. El del combustible tradicional puede montar cambio manual o automático, mientras que el Biopower sólo admite el cambio manual.

Por lo que se refiere al diésel, el 9-3X cuenta con el 1.9 TTiD de doble turbocompresor, con sus 180 cv de potencia y 400 Nm de par. Hay que acalarar que con este motor el 9-3X no llega a 4×4, sino que se “queda” en un tracción delantera convencional; su caja de cambios sí puede ser tanto manual como automática. Las prestaciones y consumos de esta versión son muy buenos, pues alcanza 220 km/h de velocidad máxima, acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos, sólo consume 5,5 l/100 km de media y sus emisiones de CO2 son de 144 g/km.

Primos, pero lejanos

Hemos mencionado al principio que el Saab 9-3X parte del Sportback, pero cuidado, porque guarda ciertas diferencias:  paragolpes delantero y trasero acabados en gris oscuro granulado, que también se aplica a los faldones laterales y a los bordes de los arcos de rueda que sirven de cubierta protectora para cuando conducimos sobre grava suelta o barro. Todo esto se complementa con los paneles protectores con un acabado en aluminio mate, que tienen forma curva hacia la apertura de la puerta trasera, y una forma de alerón en el labio inferior del paragolpes delantero. Las barras del techo también vienen de serie.

Aparte de lo anterior, le saca 20 mm de altura, en el caso del 1.9 TTiD tracción delantera, y 35 mm en el caso de los 2.0T XWD. Los que montan tracción integral incorporan el sistema activo “inteligente” XWD de última generación, que reparte el par entre los ejes delantero y trasero, todo dependiendo de la adherencia, así como entre una rueda y otra. Esto  se consigue gracias al diferencial autoblocante trasero eLSD.
Y no podemos dejar de hablar de sus “zapatos”, una de sus principales armas:  incorpora un nuevo diseño de llantas de aleación de radios múltiples de 17 pulgadas. Con ellas, el carácter exterior del 9-3X refleja su habilidad para manejarse a la perfección por cualquier tipo de superficie, ya sean terrenos duros, suaves, carreteras con grava suelta o correctamente asfaltadas.

Pero como no todo es “presumir”, te hablamos de su interesante espacio de carga:  independientemente de la versión de motor escogida, el 9-3X también está diseñado para facilitar el transporte de material deportivo o de ocio de forma sencilla y cómoda, consiguiendo optimizar la forma con la función. El espacio de carga trasero, con un suelo bajo, es sorprendentemente amplio y bien proporcionado. Incorpora el sistema Twinfloor, para ordenar el equipaje de forma segura, es bastante amplio. No en vano tiene un volumen disponible de 477 litros, o 1.331 litros si se abate la fila de asientos trasera.
Además, el suelo del maletero está enmoquetado y se ilumina con dos luces interiores colocadas dentro de los montantes D. Se accede por un portón ligero que llega hasta el nivel del paragolpes, y los muelles amortiguados que lo soportan están completamente escondidos dentro del techo del coche, con lo que no hay nada que te pueda estorbar cuando está completamente abierto.

En su interior, su acabado es de más calidad, y añade un acabado metálico oscuro a los paneles de las puertas, la guantera, y la consola central de la caja de cambios. Sus asientos deportivos únicos cuentan con inserciones de tela gris en la tapicería de cuero negro.

En cuanto al equipamiento, el 9-3X incorpora de serie:

  • ABS + EBD
  • ESP + TCS
  • Airbags frontales, laterales y de cabeza
  • Sensor de aparcamiento
  • Faros antiniebla
  • Faros adaptativos
  • Faros bi-xenón
  • Lavafaros
  • Diferencial de deslizamiento limitado LSD
  • Sistema ComSense (evita distracciones)
  • Función Night-Panel
  • Climatizador automático dual
  • Ordenador de viaje
  • Volante multifunción forrado en cuero
  • Equipo de sonido Saab Premium 150w con MP3
  • Entrada auxiliar de audio
  • Retrovisores, tanto interior como exteriores, antideslumbramiento
  • Retrovisores plegables con mando eléctrico
  • Retrovisores térmicos
  • Asiento posterior abatible
  • Asientos delanteros con calefacción
  • Follow Me Home
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • Cierre centralizado con mando
  • Alfombrillas específicas

Precios
Aquí tienes los precios del Saab 9-3X :
Saab 9-3X TTiD 180 CV manual: 37.600 euros
Saab 9-3X TTiD 180 CV aut: 40.300 euros
Saab 9-3X 2.0T 210 CV XWD manual: 41.500 euros
Saab 9-3X 2.0T 210 CV XWD aut: 44.200 euros
Saab 9-3X 2.0T 210 CV Biopower XWD: 42.500 euros

Galería de fotos del Saab 9-3X:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta