Nada menos que 14,4 millones de conductores reconocen resistirse y forzar al máximo para no detener su viaje cuando sienten síntomas de somnolencia mientras conducen su automóvil. Un grave problema que sólo en España le ha costado la vida a más de 800 personas en apenas cinco años.

La somnolencia al volante es una de las principales causas que provocan algunos de los tipos de accidente más graves que se pueden producir: los impactos frontales contra otro vehículo que circula en sentido contrario y las siempre temidas salidas de la vía. De ahí que el riesgo de tener un accidente por culpa de la somnolencia provoque que el riesgo de fallecimiento en el mismo se multiplique por dos.

Para el 77% de los automovilistas españoles, (más de 20 millones de conductores), la somnolencia al volante puede resultar tan grave o más peligrosa incluso que la conducción bajo síntomas de alcoholemia. Pero pese a la elevada conciencia del riesgo que supone conducir en esas condiciones, más de 13 millones de conductores no siguen las recomendaciones al respecto que la DGT realiza sobre los períodos de descanso. De hecho, más de 8 millones de conductores reconocen haber tenido microsueños o importantes fases de somnolencia mientras conducía su coche.

Echar una cabezada al volante es mucho más frecuente de lo que nos imaginamos, hasta el punto de que la DGT tiene clasificado el típico accidente provocado por quedarse dormido al volante. Este tipo de accidentes se produce habitualmente en vacaciones (en el mes de julio, fundamentalmente), en horario de madrugada (la ingesta de alcohol es una de las principales fuentes de somnolencia al volante), por salida de la vía, en carreteras interurbanas y con turismos conducidos en su mayoría por conductores jóvenes.

Las comunidades autónomas donde este tipo de accidente se da con más frecuencia son las dos Castillas y la Comunidad de Baleares. Cataluña es la comunidad donde menos se siguen las recomendaciones que sobre la necesidad de descanso al volante del coche efectúan los agentes de la DGT. Y Baleares es la Comunidad Autónoma cuyos habitantes presentan menor síntoma de preocupación por los posibles efectos que la ingesta de medicamentos puede tener.

En este sentido, uno de los datos más alarmantes obtenidos de la encuesta realizada por la Fundación Línea Directa, autora en colaboración con Fesvial del estudio sobre la Influencia de la somnolencia en los accidentes de tráfico (2011-2015) cuyos datos estamos ofreciendo , es el saber que casi 11 millones de conductores reconocen abiertamente no leer los prospectos de los medicamentos antes de su ingesta para conocer los posibles efectos que los mismos pueden provocar en la conducción.

Para la elaboración del informe, se han realizado análisis en profundidad de las causas que provocaron 442.000 accidentes en toda España, así como una amplia encuesta a 1.700 conductores para recoger la percepción que sobre este grave problema tenemos todos los españoles.

Fuente: Fundación Línea Directa
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta