Mucho trabajo tienen por delante los publicistas de TATA para conseguir transformar la opinión generalizada sobre sus vehículos. Aún haciendo de la economía su principal bandera, está claro que, a la hora de elegir un coche no se puede ahorrar en todo. La seguridad y el confort siguen pesando mucho. Vamos a repasar la realidad de sus principales automóviles.

El más económico de sus modelos, el TATA Indica es un coche urbano, fabricado íntegramente en la India. Lo ajustado de su equipamiento y unos acabados algo rudimentarios, son los que le permiten mantener un precio por debajo de los 7.000 euros. Disponible en versiones diesel y gasolina, el TATA Indica 1.4 MPFi LS Facelift está a la venta por 6.460 euros, aunque sus datos de consumo 7,4 l/100 km, y emisiones, 153 gr/km, dejan claro que el ahorro no se ha buscado sólo en los materiales.

Con una carrocería familiar, el TATA Indigo se ofrece a un precio muy competitivo, pero que adolece de las mismas carencias que el Indica, su base de fabricación. Aspectos como el confort, los niveles de seguridad y los acabados no cuentan con las últimas novedades del sector, prefiriendo optar por una línea austera. El TATA Indigo 1.5 MPFi Facelift, con 85 CV, homologa un consumo de 7 l/100 km y unas emisiones de 165 gr/km, alcanzando, tan solo, los 9.685 euros.

Probablemente, el mejor exponente de hasta dónde puede llegar la marca, lo podemos encontrar en su todoterreno. El TATA Grand Safari es un vehículo robusto, especialmente indicado para zonas rurales. Con capacidad para siete plazas y un comportamiento off road con buenas prestaciones. Además, ahora cuenta con un nuevo motor turbodiesel de 140 CV de potencia que acentúa sus mejores cualidades. De todos ellos, el TATA Grand Safari 2.2 4×4 mantiene un consumo razonable, de 7,7 l/100 km, y unas emisiones de 198 gr/km, por un precio final de 21.018 euros.

Ver galeria (3 fotos)

Fuente | MarcaMotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta