El Volvo V50 es la versión familiar del S40. Destaca por la gran variedad de motores que puede tener. Cuatro son de gasolina: 1.6 de 101 CV, 1.8F de 125 CV (que también puede funcionar con E85, una mezcla de gasolina y etanol), 2.0 de 146 CV y T5 AWD de 230 CV. Tres son las opciones Diesel: 1.6D DRIVe de 109 CV, 2.0D de 136 CV y D5 de 180 CV. Volvo ha puesto un cambio automático de cinco velocidades a los tres motores menos potentes de gasolina y al Diesel de 109 CV. El resto llevan una caja de cambios manual de seis relaciones o una automática de cinco velocidades salvo el Diesel de 136 CV que tiene uno de seis relaciones. Todas las versiones del Volvo V50 son tracción total salvo el T5 AWD que tiene tracción total.

El V50 tiene unas medidas de 4.522 mm de largo, 1.770 mm de ancho y 1.457 mm de alto. Está a la venta desde 23.335 € con el motor de gasolina menos potente y con el equipamiento más básico. Está homologado para cinco personas pero viajarán cómodamente cuatro ocupantes con el equipaje. El maletero tiene una capacidad de 417 litros que pueden ser ampliados si se abaten los asientos de la fila trasera.

Se trata de un modelo cómodo de conducir ya que es muy confortable. La suspensión de serie es lo suficientemente flexible para absorber las irregularidades de la carretera pero también firme para contener los movimientos de la carrocería. Es preferible para usarlo en carreteras rápidas que por las lentas donde no es excesivamente ágil.

El interior da una gran sensación de calidad gracias a los materiales que han empleado y a los ajustes. También contribuye el equipamiento que en todas las versiones es abundante y de calidad. hay cuatro niveles de equipamiento: Kinetic, Momentum, Summum y R-Design. Todos ellos llevan de serie asistencia en frenada de emergencia (EBA), control de estabilidad (DSTC), control de tracción, IDIS (sistema inteligente de información para el conductor), protección contra latigazos cervicales (WHIPS), retrovisores exteriores térmicos y climatizador con sistema de calidad de aire entre otros.

Uno de los elementos opcionales más interesante es el BLIS (Blind Spot Information System) cuyo objetivo es reducir el riego de colisionar.  En el retrovisor va situada una cámara que recoge 25 imágenes por segundo de un espacio de 9,5 metros de longitud y tres de anchura a ambos lados del vehículo. Si detecta la presencia de un vehículo se enciende una lámpara de aviso para alertar al conductor.

Fotos del Volvo V50

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta