El año 2012 fue el año de renovación total de los compactos. El grupo Volkswagen ha renovado los Seat León, el Audi A3 y, por supuesto el Volkswagen Golf 7. Mercedes ya tiene en la calle el Mercedes Clase A (que pudimos probar) y también puede comprarse ya el Volvo V40 que tan bien ha quedado en los últimos test de EuroNCAP.

A lo largo de 2013 debería llegar el restyling de este Giulietta que pasa por nuestras manos, según el plan de lanzamientos del Grupo Fiat. Este compacto llegó al mercado en 2010 para sustituir al veterano 147. Es un buen producto, sin duda, a medio camino entre los generalistas y los compacto premium. ¿Pero sigue siendo una buena opción de compra ante la avalancha de nuevos compactos?

Para comprobarlo elegimos el motor intermedio de la gama diésel. El 2.0 JTDm con 140 CV, que se sitúa por encima del 1.6 JTDm de 105 CV y por debajo del 2.0 JTDm con 170 CV de potencia, que es la variante de gasoil más potente de este modelo (y que puede tener cambio secuencial de doble embrague TCT de seis velocidades), mientras nuestra unidad montaba cambio manual con el mismo número de marchas.

Exterior

Para gustos colores, desde luego, pero creo que no exagero si digo que estamos ante uno de los compactos más bonitos del mercado, si no el que más. Mide 4.351 mm de largo, 1.798 de ancho y 1.465 mm de alto. Es precisamente su línea deportiva, pero al mismo tiempo equilibrada, le ha hecho ganar muchos adeptos.

El frontal del Giulietta ya nos dice que estamos ante un Alfa Romeo, con el escudo y la parrilla típicos como protagonistas absolutos. Y claro, si estamos ante un coche de la marca italiana, ya se respira deportividad en la forma de los paragolpes y en las ópticas, que le dan agresividad.

La vista lateral es algo menos impactante, más en la línea de lo que esperamos de un compacto, si bien las manillas de las puertas traseras escondidas le dan un plus de dinamismo. Nuestra unidad montaba las llantas de aleación de 17 pulgadas, bastante discretas pero “estilosas”. En la parte trasera dominan unas ópticas que se salen de lo corriente, de las más bonitas y elegantes del segmento, en mi opinión.

No cabe duda que la línea deportiva pero equilibrada del Giulietta enamora a la gran mayoría. Lo mejor es que no pierde practicidad, gracias a sus cinco puertas. Pasemos ahora a ver qué nos ofrece por dentro.

Interior

En las plazas delanteras es amplio en todos los aspectos: anchura, altura… te sentirás cómodo enseguida. Las mayores penalizaciones del espacio están en las plazas traseras, donde no hay demasiado espacio para la cabeza. Y como la mayoría de compactos, mejor que solo viajen dos personas detrás, porque el tercero irá incómodo. Se nota que su cota de anchura es de las más pequeñas entre los compactos. Además, su banqueta es más dura y alta (y para más inri  debe compartir su hueco con la boca del aire para esa zona, que resta aún más espacio.

Su salpicadero se salta los cánones germanos. Todo es muy oscuro y busca realzar la deportividad. Eso penaliza la practicidad (hay pocos huecos para dejar objetos, y además pequeños). Destaca una plancha metalizada en gris, que engloba todos los mandos y se lleva la palma con los mejores materiales. Sin embargo, a medida que uno se va alejando de esa zona (que es la que queda más a la vista del conductor), los materiales van perdiendo calidad y se abusa un poco de los plásticos duros.

Para ser sincero, un usuario que no suba a menudo en diferentes coches, apenas lo notará, ya que como contamos, son los materiales que están menos a la vista. Pero los ajustes entre piezas (esas cosas que con el tiempo van generando molestos ruidos en el coche) son realmente buenos, al menos en la unidad que probamos.

La disposición de los mandos es buena y quedan todos muy a mano. Nuestra unidad no contaba con navegador. Hay detalles que lo aleja de los generalistas es la apertura del capó, en el que se apuesta por un amortiguador y no por una varilla manual (¿tanto sube el precio de un coche por montar algo así?). Los asideros sobre las puertas están amortiguados y los elevalunas suben con un solo toque.

Maletero

El maletero del Alfa Giulietta tiene 350 litros de capacidad. Es la media del segmento, si bien los últimos llegados al duro mercado de los compactos ya son algo mayores.

A su favor, que cuenta con unas formas muy regulares que permiten aprovechar al máximo todo su espacio. En contra, que para cargarlo hay que superar un escalón (entre el borde de carga y el suelo del maletero) bastante alto. Si se desea más espacio se pueden abatir los respaldos por partes, pero no dejan una superficie plana. Si tumbamos los dos respaldos, el volumen total tampoco es muy grande, pues el Giulietta se queda en 1.045 litros.

Equipamiento

Lo primero a destacar en el equipamiento es el referido a seguridad, ya que el Giulietta cuenta con cinco estrellas EuroNCAP. Cuenta de serie para todas sus versiones con el control de estabilidad, además de seis airbags o el sistema ABS con asistencia a la frenada de emergencia.

Nuestro Giulietta contaba con el acabado Distinctive, el único que se puede contar con este motor en la actualidad. Además del equipamiento de seguridad, incluye todo el equipamiento del acabado Progression: control de estabilidad VDC con Hill Holder (asistente de arranque en pendiente) y Q2 electrónico (diferencial de deslizamiento limitado), el Alfa DNA (del que hablaremos más tarde) y luces de día (luces nocturnas LED).

No faltan tampoco elevalunas eléctricos en todas las plazas, cierre centralizado con mando a distancia, espejos retrovisores eléctricos, aire acondicionado, radio CD-MP3 con seis altavoces, etc. El volante y el pomo del cambio están terminados en piel y el salpicadero es Gris Cromado. El acabado Distinctive añade  climatizador bizona, control de velocidad de crucero, volante multifunción, faros antiniebla, instrumentación Matrix con luz blanca y un reposabrazos delantero (que no es regulable en profundidad y que es algo estrecho para mi gusto).

Por fuera añade algunos cromados y de serie monta y llantas de aleación de 16 pulgadas. Nuestra unidad tenía unas llantas de aleación lugeras de 17 pulgadas (700 euros más) y estaba pintada en color Blanco Ghiaccio (425 euros). La tapicería era de tela, bitono, muy clara para mi gusto, sin sobrecoste. Si se quiere más equipado se pueden añadir dos paquetes de personalización, Pack Sport y Pack Premium, que se pueden completar aún más con el Pack SuperSport y el Pack Luxury. Mención aparte merece ya el Alfa Romeo Quadrifoglio Verde (con propulsor de gasolina 235 CV). Además, están las Series Super y Sportiva.

Motor

El Alfa Romeo Giulietta que hemos probado monta el motor intermedio de la gama diésel: co 140 CV de potencia se sitúa entre el 1.6 JTDm de 105 CV y el 2.0 JTDm de 170 CV, que es el mismo motor pero sin tantos límites electrónicos.

Con una cilindrada de 1.956 cc rinde los 140 CV de potencia a 3.750 rpm y anuncia un par motor de 350 Nm a 1.500 rpm. Va acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades y alcanza El consumo oficial es de 4,5 litros a los 100 (5,6 en ciudad y 3,9 en carretera) y la velocidad máxima, de 205 km/h. Ahora que sabemos lo que tenemos entre manos, pasemos a la acción.

Comportamiento

Lo primero que vemos nada más arrancar el coche y ponernos en marcha es que el motor ofrece una respuesta bastante buena desde las bajas revoluciones. Alcanza su máximo par motor de 350 Nm cuando se acerca a las 2.000 rpm.

Realizamos un viaje Madrid – Galicia con el coche. En el trayecto principal, en autovía, el consumo se quedó en unos 6 litros a los 100 sin llevar el coche a sus límites. En los desplazamientos urbanos el consumo tampoco es muy elevado, ya que cuenta con el sistema Start&Stop y que facilita que el consumo ronde los 7 litros. Por último en carretera dependiedo del modo de conducción, por supuesto se puede conseguir un consumo de 6,3 litros por cada 100 Km/h.

Pero si por algo destaca Alfa Romeo es por su deportividad. Así que había que probarlo en una carretera con curvas y exigirle un poco más. Es entonces donde entra en juego el selector DNA que cuenta con tres modos de conducción. En el modo Normal el Giulietta se muestra con un comportamiento tranquilo y con una dirección directa y precisa. Pero uando cambias al modo Dynamic cambia la respuesta del acelerador y activa el diferencial Q2 que simula un diferencial mecánico en el eje delantero y se puede tomar las curvas más rapido sintemor a que el coche pierda tracción. Ojo, funciona y se nota.

El tercer modo de conducción, el All Weather, se utiliza en situaciones donde la adherencia es baja (hielo o nieve). No lo empleamos porque no fue necesario, pero transmite la potencia a las ruedas motrices de forma más suave para solucionar problemas de adherencia.

La respuesta del acelerador en el modeo Normal es bastante tranquila, pero en el modo Dynamic el coche responde mucho más rápido. La dirección es eléctrica, pero tiene  tacto de hidráulica y la verdad es que informa bastante bien al conductor. El coche es rápido y predecible, un peqeuño juguete fabuloso para moverse a buen ritmo por carreteras sinuosas. No tiene una suspensión deportiva (delantera McPherson y trasera Multitink con brazos de aluminio) pero sí eficaz.

Veredicto coches.com

El gran problema del Giulietta, y de Alfa Romeo en general, es su situación intermedia en el mercado. Los Audi A3, BMW Serie 1, Mercedes Clase A se llevan la parte más jugosa del mercado premium y ahora es el más veterano de todos ellos. Y los modelos más generalistas también se han renovado (Volkswagen Golf, Seat León…). A igualdad de equipamiento y con motor diésel de similar potencia, se trata de coches más modernos y más baratos.

¿Por qué apostar entonces por el Giulietta? Sin duda, su punto fuerte es el exterior, que sigue siendo todo un referente de diseño italiano y aire deportivo. Además, se puede usar para viajar con la familia gracias a sus cinco puertas, aunque hay otras opciones en el mercado más adecuadas, tanto por espacio (sobre todo la anchura) como por practicidad.

Aunque destca por sus sensaciones deportivas, conducir un Alfa Romeo resulta agradable, con un habitáculo bien insonorizado de cualquier ruido mecánico y aerodinámico. Uno puede divertirse con él pero un viaje no le resultará incómodo ni pesado. El selector DNA resulta clave en este sentido. Es un producto a la altura de lo que esperas de Alfa Romeo.

Lo bueno que tiene en estos momentos el Alfa Romeo Giulietta es que, al estar próximo su restyling, es posible encontrar una buena oferta en concesionario oficial. Ahora mismo en coches.com hay ofertas de Alfa Giulietta nuevos con este acabado y esta motorización por 18.665 €, lo que lo sitúan cerca de los precios de un Ford Focus, Opel Astra o Renault Mégane.

Es la la alternativa perfecta para quienes buscan un compacto diferente. Por ajustes, calidad de acabados y equipamiento no tiene nada que envidiar a los compactos de las marcas premium alemanas que, además, no cuentan con ese precio con Start & Stop de serie o algo similar a un sistema DNA.

Lo mejor

  • Sistema DNA, que aporta gran versatilidad en la conducción.
  • Diseño exterior dinámico y elegante al mismo tiempo.
  • Calidad de ajustes y materiales

Lo peor

  • Precio algo elevado.
  • Habitabilidad en las plazas traseras
  • Practicidad (escasez de huecos para dejar objetos)

Galería de fotos del Alfa Romeo Giulietta:

Ver galeria (40 fotos)

5 COMENTARIOS

  1. Buenos días,

    No estoy de acuerdo con el articulo referente a la mecánica y comportamiento del coche.
    Tiene un ruido a taques terriblemente feo y preocupante.
    Los interiores meten mucho ruido, demasiado plástico.
    La dirección en modo dinámico esta demasiado dura.
    La suspensión suena mucho al pasar badenes.

    El exterior es lo único bonito que veo en este vehículo.

    Saludos.

  2. Quizá sea algo más caro que los generalistas de SEAT o VW. Pero cuando te pones al volante de un Alfa, se nota la diferencia. Además, creo que tiene los asientos más cómodos del mercado.

  3. Es un coche que no vale para nada lo tengo y menudo problema tengo ahora para venderlo, no lo quiere ni dios…es normal.

Deja una respuesta