Arval, compañía especializada en renting del grupo BNP Paribas, ha elaborado su Decálogo Drive4Life. Han calculado que una conducción eficiente -empleando una velocidad de circulación moderada y haciendo un uso racional del equipamiento del vehículo- permite un ahorro medio anual de hasta 500 euros en consumo de carburante. Como también se reduciría el número de accidentes en carretera, repercutirá en la prima del seguro, con una posible bonificación de hasta 250 euros anuales.

Si pones en practica estas 10 sencillas recomendaciones reducirás hasta en un 50% las emisiones de CO2 a la atmósfera:

No llevar las ventanillas totalmente bajadas y controlar el uso del aire acondicionado. Lo ideal es que el aire acondicionado funcione entre los 22 y los 23 grados, ya que un uso irracional puede incrementar el consumo de combustible hasta un 20%. Tampoco es conveniente llevar las ventanillas totalmente bajadas si se circula a más de 100 km/h, pues se gasta un 5% de carburante más.

Arrancar el vehículo sin acelerar. Poner el coche en marcha ya consume energía, pero arrancar sin acelerar hará posible que el motor precise de un menor gasto de carburante.

Utilizar marchas largas. La forma más eficiente de conducir es hacerlo con las marchas más largas posibles manteniendo el motor a bajas revoluciones para que la energía necesaria sea menor. En los motores de gasolina el cambio de marcha debe realizarse entre las 2.000 o 2.500 rpm. En cuanto a los diesel, entre las 1.500 y 2.000 rpm.

Emplear correctamente la caja de cambios. La primera velocidad tan sólo se utiliza para arrancar, cambiando a segunda velocidad una vez recorridos seis metros desde la puesta en marcha; de segunda a tercera a partir de los 30 km/h; en cuarta a partir de los 40 km/h y la quinta velocidad, por encima de los 50 km/h.

Mantener la velocidad de circulación. Conviene mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evitando frenazos bruscos. Así se incrementa la seguridad al volante, disminuyendo el riesgo de accidentes entre un 10% y un 25%, y se reduce el gasto en gasolina. Pasar de 100 a 120 km/h supone aumentar el consumo de carburante un 44%.

Evitar el punto muerto. Intenta mantener el motor al ralentí el menor tiempo posible ya que el vehículo tiene un consumo fijo de aproximadamente medio litro de carburante por hora. Para ahorrar combustible es aconsejable poner una marcha larga y dejar que el automóvil ruede con ella sin acelerar. El movimiento de las ruedas mantendrá el motor en marcha y, a más de 20 km/h, el consumo de gasolina será nulo.

Apagar el motor en paradas prolongada. Es recomendable apagar el motor del vehículo si la parada sobrepasa el minuto de duración. Esta simple práctica puede supone un ahorro medio de 150 euros al año por conductor en gastos de carburante.

Evitar la sobrecarga del vehículo. No es conveniente cargar el vehículo en exceso. Cada 100 kilogramos de peso adicional el consumo de combustible se incrementa en un 5%. Llevar una baca vacía aumenta el gasto de carburante un 2%.

Vigilar la presión de los neumáticos. Los neumáticos desinflados y un filtro de aire sucio aumentan un 6% el consumo, mientras que unas bujías sucias lo incrementan hasta un 10%.

Respetar la distancia de seguridad. Es preciso mantener una distancia de seguridad adecuada y un campo de visión que permita divisar tres vehículos por delante, y levantar el pie del acelerador para anticipar maniobras. De esta forma el conductor evitará frenazos en seco, ganando en seguridad, pero también reduciendo el desgaste de frenos, embrague y motor.

3 COMENTARIOS

  1. una forma de ahorrar en tu seguro de coche es comparando a la aseguradoras, en tarifas24.es puedes encontrar un catálogo completo.
    Saludos

Deja una respuesta