Es cierto que la aventura de viajar a otro país de la Unión Europea para comprar allí un vehículo es una alternativa que puede reportarte grandes beneficios pero si no sabes como hacerlo también puedes llevarte más de una sorpresa por ello te recomendamos leer el artículo con atención.

El país donde se suelen importar los coches es Alemania,  por un lado por el precio y por otro por la  cultura de cambio de coche que hace que exista una gran oferta. Por regla general es rentable comprar coches de marcas alemanas de hasta seis años de antigüedad, ya que el ahorro en el precio, aun añadiendo los gastos de viaje y estancia, es considerable.

Otro de los factores a la hora de comprarse un coche es cultural, es decir los alemanes tienden a hacer un mejor uso de sus máquinas, respecto a otros vecinos europeos, vamos que los cuidan mucho mejor que nosotros.

Si has decidido hacerte un viaje desde coches.com queremos darte una serie de consejos de utilidad.

Lo primero que se debe hacer es marcarte un precio pues el mercado alemán hará que  te sientas enamorado de muchos coches que puedes acceder por el típico… “por un poco más, y esto provocará que al final compres por encima de tus posibilidades.

Lo mejor es seleccionar vía internet varios vehículos que encajen en lo que estas buscando, para evitar que la gran cantidad de anuncios que pueblan webs y revistas especializadas en este sector te llegue a saturar, lo mejor es acotar la búsqueda en función de la marca, el año de matriculación y los kilómetros recorridos y, por supuesto, tener en cuenta el precio máximo que el comprador desea desembolsar.

Una vez que se han seleccionado los coches, el comprador debe ponerse en contacto con el vendedor vía correo electrónico o teléfono, y solicitar todo el material que se considere necesario: fotos del vehículo, dirección del punto de venta, explicaciones para llegar a él, etc.

Lo más económico es planificar el viaje con tiempo y sacarte un vuelo low cost con destino Alemania. Realizar el trayecto de ida en avión y la vuelta en coche es la forma más rápida y económica, todo te puede salir por menos de 200 € si se planea a medio plazo.

Otra de las cuestiones que deben quedar cerradas antes de iniciar el viaje, para evitar contratiempos de última hora, es el alojamiento. El número de noches que se reserven dependerá de la cantidad de vehículos que se vayan a ver, y de los kilómetros que separen a unos de otros.

Una vez has seleccionado el coche que te guste, has de comprobar que está en perfecto estado y con toda la documentación en regla, para ello te recomendamos seguir los siguientes puntos:

* Comprobar el estado del motor, de la dirección y de los frenos

* Examinar los neumáticos y la suspensión, así como el interior del coche.

* Comprueba que tenga la ITV pasada, sobre todo si el trayecto de vuelta se va a hacer en el propio vehículo. No es obligatorio si el coche se va a transportar en camión, pero es aconsejable pedirlo al comprador para despejar cualquier duda sobre el estado técnico del vehículo.

* Solicitar el Certificado de Conformidad -Certificate of Confirmity (COC), donde se hace constar si el vehículo cumple ciertas normas técnicas en materia de seguridad, ruido y emisiones de escape.

* Solicitar un duplicado del Libro de Mantenimiento.

Una vez revisado estos aspectos y después de informarte de las garantías correspondientes, toca el momento de pagar y aquí vienen las dudas. Por un lado podrás llevar el dinero en metálico, pero no es lo más recomendable en un viaje tan largo.

Uno de los procedimientos más habituales es la “transferencia swift”. No es más que un sistema de comunicación interbancaria, que otorga mucha seguridad al vendedor, ya que una vez que se da la orden de ejecutar la transferencia no se puede anular bajo ningún supuesto.

Los cheques pueden ser otro instrumento de pago, pero suelen levantar ciertas dudas en el vendedor ya que tardan entre 10 y 15 días en hacerse efectivos.

Una ves acuerdes el método de pago lo que no se te puede olvidar nunca es una factura si es concesionario o un contrato de compra-venta en su defecto si es un particular. Si es una factura tendrá que estar gravada con el 19% de IVA y si es un particular una vez de vuelta en España el comprador deberá abonar el Impuesto de Transacciones entre Particulares que supone el 4% del valor de compra.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta