Logo de Noticias Coches
comprar-coche-en-alemania
Redacción

Comprar un coche en Alemania parte II. Papeleos

Si te has lanzado a la aventura y te encuentras en Alemania comprando un coche, una vez has cerrado la compra quedan todos los papeleos para poner el vehículo a nombre del nuevo propietario.

Has de saber que el cambio de titularidad se tramita en la Delegación de Tráfico correspondiente y estas gestiones las tendréis que hacer juntos o por medio de una gestoria.

Los requisitos para hacer el cambio de titularidad son  por un lado presentarse con el vehículo, el certificado de la ITV pasada y el fahrzeugbrief, que es el homólogo alemán del permiso de circulación y la ficha técnica que se tiene en España.

El funcionario de tráfico comprobará que todo está en regla y devolverá el fahrzeugbrief a nombre del nuevo propietario y un resguardo con el número que debe constar en la matricula provisional.

El siguiente paso es hacer una placa de la matrícula provisional en los alrededores de la Delegación de Tráfico, una vez la tengas hay que regresar a la Delegación, donde se expedirá una ficha técnica provisional para el tiempo de validez de las placas (de 15 a 90 días) y se dará fin así a los trámites que se deben realizar en el país germano.

Las matrículas provisionales, que suelen costar unos 225 euros, pueden utilizarse entre 15 y 90 días, e incluyen obligatoriamente un seguro (año a terceros, responsabilidad civil y asistencia en carretera) para circular por periodo máximo de un mes por el país germano.

Una vez de vuelta, y antes de agotar el periodo de tiempo de las placas provisionales, el propietario debe pasar la ITV española a su nuevo vehículo importado. Si, en la operación, el comprador consiguió el Certificado de Conformidad (COC), podrá pasar directamente por la estación ITV. Para este trámite debe presentar el fahrzeugbrief, el contrato de compraventa o la factura (traducidas al español) y su DNI.

Si, por el contrario, no dispone del COC tendrá que gestionar, en la misma estación, la solicitud para obtener una Ficha Técnica Reducida que certifique que el vehículo está homologado en la Unión Europea. El trámite suele costar unos 100 euros, incluida la revisión.

El siguiente paso es matricular el coche en España y para ello debes abonar el Impuesto sobre determinados Medios de Transporte. Se puede tramitar vía telemática en la página web de Hacienda, y la cuantía depende del cubicaje y del tipo de combustible que utilice el coche. Puede rondar entre el 7% y el 12% sobre el valor que la Agencia Tributaria tiene del coche. Además de éste, el propietario tiene que pagar el Impuesto de Circulación de su ayuntamiento.

Una vez liquidados ambos, la persona que ha adquirido el coche puede presentarse en la Jefatura de Tráfico y poner fin al proceso de matriculación.

Para ello, debe rellenar el formulario correspondiente para este propósito y presentar los certificados que acreditan que los impuestos están pagados, además de la tarjeta de inspección técnica -con sus copias azul y rosa-la documentación original del vehículo y pagar las tasas de matriculación.

Por último está el cambiar las placas provisionales por unas españolas, operación que se puede realizar en cualquier taller oficial previa presentación del permiso de circulación, y ya tienes listo tu coche para circular legalmente por  España.

  • ahorro
  • compra de coche
  • documentación