El “Baby Austin”, nombre con el que fue apodado este popular modelo, se fabricó entre 1922 y 1939 en el Reino Unido por Austin Motor Company. Su éxito alcanzó tal proporción que desbancó a otros pequeños modelos contemporáneos, fabricados en el mismo país, y fue imitado por otras grandes marcas en todo el mundo.

Austin 7 Saloon
Austin 7 Saloon

Ni los devastadores efectos de la Segunda Guerra Mundial acabaron con su popularidad, ya que tras su final, los Austin 7 renacieron como Lotus y Lotus Mk1. Posteriormente, en la década de los 50, pasarían a llamarse A30 y Mini, llegando a ser este último todo un icono para las generaciones venideras.

Sus pequeñas dimensiones, con una distancia entre ejes de 1,905 metros, le convertían en uno de los automóviles más ligeros del panorama. Por ello, sus 747 c.c., y sus discretos 10 CV eran suficientes para capacitar a este Baby Austin. Los primeros modelos carecían de amortigación y tenían frenos en las cuatro ruedas, los delanteros se accionaban mediante el freno de mano y los traseros a través del pedal de freno. La característica forma en A del chasis albergaba un motor ubicado en la parte delantera, mientras que la suspensión, formada por resortes, quedaba bajo los voladizos de la parte trasera. Inicialmente, el Austin 7 estaba equipado con una caja de cambios de 3 velocidades y marcha atrás, hasta que en 1932 se introdujo la de 4 velocidades.

Una de las más famosas versiones del Austin 7 fue el Austin Seven golondrina, producido por la Compañía Sidecar Tragar en 1927. A pesar de ser uno de los coches más caros del momento, el peculiar y estiloso golondrina bicolor llegó a alcanzar las cotas de popularidad de su predecesor y en 1928 nació la versión berlina: el Austin Tragar Saloon. Tal fue el éxito alcanzado por los golondrinas que en 1945 motivaría, en parte, el nacimiento de Jaguar Cars.

Fotos

Ver galeria (3 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta