Este vídeo es uno de aquellos que deberían contar con un mensaje de alerta al principio que dicte “no intentar en casa” ya que el invento de este ingeniero ruso podría poner en peligro muchas vidas. Su nombre es Igor Negoda y es conocido por crear excéntricas invenciones como la siguiente turbina similar a la que utiliza un avión para una bicicleta. Además, le ha añadido un medidor de temperatura y un GPS.

Debido al peso de la turbina, de 17 kilos y por eso decidió colocarla en la parte trasera de la bici. El resultado, velocidades de hasta 71,93 km/h en una carretera poco transitada de la ciudad Rostov de Rusia, algo completamente asombroso a la par que peligroso ya que no contaba con ningún tipo de protección, cualquier mala frenada u obstáculo inesperado podría haber hecho terminar el vídeo en tragedia.

Afortunadamente, el ingeniero no sufrió ninguna altercado y consiguió imágenes impactantes entre campos de girasoles. Lo cierto que no es un invento que destaque por su utilidad real en la carretera ya que necesita recargar combustible con bastante asiduidad y las medidas de protección brillan por su ausencia, pero es un invento curioso que rompe con las reglas sobre lo que se puede o no se puede añadir a las bicis.

Fuente: Youtube

1 COMENTARIO

Deja una respuesta