Ahora que estamos inmersos en el puente más largo del año, las compañías petroleras que controlan el mercado internacional de los combustibles fósiles aprovechan para alzar una vez más los precios, con la consiguiente indignación de millones de usuarios que se sienten atracados cada vez que el calendario les permite disfrutar de unos días de descanso alejados de su lugar de residencia habitual.

La Dirección General de Tráfico prevee más de diez millones de desplazamientos durante esta semana, así que parece un buen momento para realizar un análisis acerca de la situación del mercado de los combustibles.

A pesar de que la tendencia alcista de los precios es innegable, existen estaciones de servicio donde los usuarios puden encontrar un ahorro significativo. El rotativo Expansión ha realizado un interesante análisis que desmonta muchas de las leyendas urbanas relativas a este asunto. Ni todas las grandes superficies comerciales son las más baratas; ni todas las marcas tienen los mismos precios; ni siempre se reposta más barato en los pueblos, frente a las grandes ciudades.

Gasolina 95

Es el carburante más habitual. El precio medio establecido hace tan solo unos meses era de 1.285 euros por litro, rompiendo la tendencia al laza de hace unas semanas, cuando llegó a alcanzar los 1,33 euros, pero por encima del récord histórico de 2008 fijado en 1,27 euros. Los establecimientos más baratos para la gasolina 95 son los ligados a grandes superficies comerciales como E. Leclerk (1,236 euros), Eroski (1,258 euros) y Alcampo (1,266 euros). Por debajo de los 1,30 euros están los surtidores de Shell, Tamoil, Campsa, Petrocat y Petronor. En el otro extremo, los más perjudiciales para el bolsillo; Repsol (1,3011 eros), BP (1,3049 euros), Carrefour (1,3020 euros), Cepsa (1,320 euros) y Galp (1,3003 euros).

Gasoil A

La tendencia al alza también ha remitido para este tipo de combustibles, cuyo precio de media está en torno a los 1,3 euros el litro. Por debajo, aunque mínimamente, del récord histórico de 2008, con 1,329 euros. Entre los surtidores más baratos, las estaciones de E.Leclerk (1,242 euros), Alcampo (1,2839 euros) y Eroski (1,2777 euros). Por contra, los más caros son las gasolineras de Carrefour (1,3199 euros), Cepsa (1,3161 euros), Galp (1,3146 euros), Meroil (1,31 euros), BP (1,3217 euros), Repsol (1,3206 euros), mientras que Saras, Shell, Tamoil, Campsa, Petronor y Petrocat se mueven en torno a los 1,31 euros por litro.

Vía: Expansión

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta