El rodaje de un motor es uno de los periodos más importantes de la vida útil de un automóvil. En esa primera etapa será cuando se fijarán ciertas pautas de comportamiento mecánicas que es importante tener en cuenta. Cabe recordar que un coche bien rodado consume menos combustible, menos aceite, rinde más y reduce la probabilidad de sufrir averías.

En los motores más recientes, el rodaje recomendado se sitúa entre los 1.000 y 1.500 kilómetros para uno de gasolina y entre los 2.000 y 3.000 para uno diésel. En este proceso se busca que las diferentes piezas se acoplen correctamente entre sí, en especial los pistones y los segmentos, responsables de determinar la compresión real del motor y el consumo de aceite, así como los casquillos, que influyen en la presión del circuito de engrase.

Las recomendaciones de los fabricantes son, en este caso, muy claras, que buscan aumentar, de manera constante y progresiva, el régimen de giro del motor y la carga, regulada por el acelerador. Para conseguirlo, es necesario no hacer girar el motor a altas revoluciones, no conducir mucho tiempo a la misma velocidad o con el pedal del acelerador pisado a fondo y no arrastrar remolques en el periodo de rodaje.

Además de seguir las indicaciones de los constructores, hay una serie de conductas que se pueden seguir al volante, con el objetivo de sacar el mayor provecho a esta etapa. Por ejemplo, nunca pisar el acelerador a fondo, si no de forma progresiva. Además, hay que realizar aceleraciones frecuentes y usar mucho el cambio para las reducciones.

Del mismo modo, también resulta preferible llevar el coche alto de vueltas, a punta de gas, que bajo y con el pedal pisado hasta el final. La temperatura es otro de los aspectos a tener en cuenta, cuidándola para permitir que las piezas se dilaten y se contraigan de forma adecuada. Para que el motor alcance su temperatura óptima de funcionamiento, es mejor evitar los desplazamientos cortos y dejar que se enfríe completamente antes de apagarlo.

Fuente | Autopista

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta