Mucho se habla del leasing pero poca gente conoce exactamente las ventajas que este sistema puede ofrecerte a la hora de financiar tu coche.

El leasing no deja de ser una operación de financiación mediante la cual, el empresario que necesita un bien de activo fijo empresarial, contrata con una entidad financiera para que ésta lo adquiera del proveedor con el fin de cederle su uso por tiempo determinado mediante el pago de una cantidad en concepto de alquiler. Mediante el contrato de coche leasing, el va encaminado generalmente a la posesión final del vehículo aunque no es obligatorio.

Finalizado el plazo pactado, el empresario puede optar por ejercitar una opción de compra del coche, pasando a ser propietario (leasing financiero), o bien por prorrogar el contrato o devolver el coche (leasing operativo o renting).

A favor

1. El leasing se ofrece como una gran oportunidad para aquellos que les gusta cambiar de coche con frecuencia. Aunque también se ofrece como una opción para aquellos que desean financiar su coche mediante el pago de unas tasas de arrendamiento mutuamente convenidas, y fraccionadas a lo largo de un período de tiempo. Durante cual, el contrato es irrevocable, siendo todos los riesgos y gastos de cuenta del arrendatario.

2. Dentro de las razones a favor del leasing aparece como gran ventaja la posibilidad de financiar hasta el cien por cien del valor del coche y adquirirlo por un valor residual al finalizar el contrato, con lo que no inmoviliza capital y facilita conocer los costes desde la firma del contrato. Por otro lado la carga financiera satisfecha es gasto fiscalmente deducible.

3. Al tener la anterior ventaja financiera, es más factible para el usuario disponer de más cantidad de coches para realizar un contrato leasing de lo que podría hacer si se decidiera por comprar uno, probablemente de menor gama. Un ejemplo es con los coches de lujo, con los cuales se puede realizar leasings por menos de 400 euros al mes mientras que comprar uno de estos coches saldría por casi 200 euros extra al mes. De este modo, aquellos que no puedan permitirse un gasto mensual por la compra de un vehículo de alta gama, pueden acceder a ellos por medio del contrato leasing.

4. Los coches leasing se suelen cambiar cada 3 o 4 años por lo que se disminuye el porcentaje de posibilidades de sufrir averías ligadas a la edad del vehículo. Un ahorro en el mantenimiento de los vehículos que los compradores de coches no disponen.

En contra

1. Uno de las pegas más importantes del leasing, es que tendrás que  correr con los gastos tanto del seguro del coche como las averías o reparaciones correspondientes.

2. Para quien encuentre una compensación por el hecho de poseer un coche hay malas noticias. En el leasing, no eres el dueño del vehículo, estás pagando por utilizar el de otra persona hasta que el contrato termine.

3. En el caso de que las cosas vayan bien con el propietario no hay problema, sin embargo, si tienes mala suerte con el tipo, dependes del arrendador. Si este se pone cabezota y no llegáis a un acuerdo en el número de kilómetrosen total a recorrer en el tiempo de leasing, te verás encerrado en un leasing forzado sin poder disfrutar plenamente del vehículo, contando los metros recorridos y evitando tomar viajes demasiado largos

4. Al contrario de lo que se ha comentado en las razones a favor del leasing, también se puede ver como tirar el dinero dado que estás pagando por un coche que no podrás vender en un futuro. En ese sentido, el leasing presenta una desventaja frente a comprar un coche, el cual puedes vender y recuperar parte de la inversión, por lo que mirando el costo total, estarías pagando menos.

Fuentes: Banking sense y Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta