Para evitar imprevistos en un viaje en coche lo mejor es asegurarse con una poliza de seguro que te garantice un viaje libre de incidencias e imprevistos.

Sin un buen seguro de coche, puedes encontrarte de noche en mitad de la nada con tu vehículo inmovilizado y sin saber que hacer. Estos son las tres cosas básicas que debes tener para viajar seguro en coche por Europa:

1. La carta verde

Si decides viajar en coche, autocaravana o en moto por Europa, además de tu equipaje no debes olvidar, el seguro del vehículo y la carta verde. La carta verde es un certificado que garantiza que tienes el coche asegurado (al menos tu seguro cubre la Responsabilidad Civil Obligatoria) y por otro lado garantiza que España pertenece al Convenio Multilateral de Garantía.

El seguro de tu coche obligatorio es, pues, imprescindible para solicitar la carta verde en tu compañia de seguros.

2. Cobertura para el vehículo

La mejor póliza de seguros, es la que diseñada el propio viajero. Lo primero, lee detenidamente cuál es la cobertura de la póliza de seguro que tienes ahora, para decidir si conviene ampliarla o complementarla. Existen empresas que te dan una cobertura íntegra para situaciones de todo tipo en que te puedas ver inmerso. El precio dependerá del destino, duración y época en que viajes, así que infórmate sobre el país al que vas y de los paises por los que piensas pasar.

En segundo lugar analizar muy bien que cubre la póliza actual según las contigencias que te pueden ocurrir en el viaje: desde rotura de cristales a asistencia en carretera. Debes protegerte de cualquier accidente,  técnico o de circulación, así que hay que claro tipo de ayudas que precisas de tu seguro y soluciones necesarias. Comprueba que la póliza te garantice estos puntos:

– Ámbito de cobertura: Compruebaa si la póliza cubre la antiguedad de tu vehiculo, cualquier distancia hasta un taller  y si cubre igual en carretera o autopista que en camino auxiliares.

– Remolque de vehículo: Mira si están limitados los km de la grúa, si el taller puede ser cualquiera o hay un radio de acción.

– Rescate: Si el vehículo cae en una zona de dificil recuperación, que precise de gruas especiales ¿cubre ésta incidencia tu póliza?

– Reparación: ¿Cubre las reparaciones in situ? ¿Tiene excluidas averias comunes como bateria, falta de combustible, reventones de ruedas o pérdidas de llaves? Si no tienes dinero para pagar la factura, ¿te presta tu compañia de seguros el importe de la reparación?

– Traslado del vehículo una vez reparado.

3. Cobertura para los ocupantes

– Ámbito de la cobertura: Sobre las personas que ocupan el vehículo conviene saber quiénes están cubiertos, y hasta dónde. En ocasiones la póliza solo cubre al conductor, así que ten cuidado con esto.

– Traslado de ocupantes y hoteles: Si por una averia o accidente las personas que ocupan el vehículo no sufren daño alguno, hay distintas alternativas: ¿Sigues hasta el destino final o quieres volver a casa? Comprueba bien traslados, taxis y kilómetros. A veces, por el tipo de avería y la situación igual te interesa esperar a que se repare y puede suponer gastos de hotel y alimentación para todas las personas que ocupan el vehículo que algunas compañías cubren.

Asistencia sanitaria: Comprueba la cobertura en caso de que se precise asistencia médica, ambulancias o, en el peor de los casos… ¿que sucede si hay algún fallecimiento? Fíjate si cubre los posibles traslados y la repatriación.

Fuente: Viajar por libre y mochila

1 COMENTARIO

  1. Gracias por los consejos. Yo estaba pensando en la opción del alquiler. Evidentemente voy a hacerlo con una empresa conocida para minimizar riesgos. Si buscas bien encuentras ofertas, por ejemplo la que hay en la web de memimo de la empresa Europcar, que es una de las más conocidas. La libertad que te da el coche al viajar es inigualable! Un saludo.

Deja una respuesta