Aprovechando el desarrollo del Saab 9-3, el Cadillac BLS supone una gran evolución dentro de la marca estadounidense, ya que es su primer coche que monta motores diesel. Presente en el mercado europeo desde el año 2008, con una destacada fiabilidad, también cuenta con una carrocería wagon. De este modelo llama la atención sus cerca de cincuenta alternativas, pero el más potente de todos ellos es el Cadillac BLS Wagon 2.8T V6 AWD Sport Luxury, con cambio automático y 256 CV, está a la venta por 57.710 euros, homologando un consumo de 10,2 l/100 km y unas emisiones de 279 gr/km.

Un paso más en cuanto a diseño, con unas líneas rectas y un frontal lleno de poderío, el Cadillac CTS es un automóvil que no puede pasar desapercibido en ninguna carretera. Entre su gama encontramos un auténtico cohete, la versión superdeportiva, el Cadillac CTS-V, con 564 CV. Sin embargo, entre sus coches, todos muy potentes, hay uno más equilibrado y accesible, el Cadillac CTS 3.6 V6 Sport Luxury, con 257 CV, consumo de 11,4 l/100 km y unas emisiones en 285 gr/km, por 51.010 euros.

De todos modos, Cadillac quiere que su disputa al trono del triunvirato alemán se extienda al segmento de los deportivos. Su Cadillac XLR puede llegar a convertirse en una alternativa válida a los descapotables biplaza de Mercedes, Audi o BMW. Su diseño resulta espectacular y la potencia de su motor no desmerece frente a sus rivales, con un rugido de motor que es una sinfonía para los oídos, además de contar con un más que sorprendente sistema eléctrico de descapotado. En resumen, un Cadillac XLR-V 4.4 V8 Supercharged, de cinco plazas, cambio automático y 450 CV es un auténtico monstruo, que devora 14,9 l/100 km y tiene unas emisiones de 339 gr/km, por un precio de 100.890 euros.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta