Todo parecían buenas noticias cuando a finales del mes de julio el Manchester United hacía oficial un acuerdo con Chevrolet por el cual la firma automotriz se convertía en el espónsor principal de los diablos rojos (nos lo contaban durante la presentación y prueba del Chevrolet Cruze Station Wagon). Apenas han pasado dos meses y desde entonces los problemas no han parado de bombardear la que parecía una fructífera relación.

El acuerdo inicial fijaba en 70 millones de dólares, unos 56 millones de euros, la cantidad que General Motors, propietaria de Chevrolet, pagaría al Manchester United, por el patrocinio durante la temporada que esta a punto de comenzar, una cifra que se incrementaría en un 2,1% cada año. Gracias el acuerdo, las camisetas del United, uno de los clubes de fútbol más seguidos de Europa, lucirán el logotipo de Chevrolet a partir de la celebración del torneo amistoso Chevrolet China Cup. Además, la marca de automóviles donaría un millón y medio de balones de fútbol ultrarresistentes a niños de zonas con problemas, gracias al proyecto solidario One World Football Project.

A pesar de que las bases parecían estar bien asentadas, en Chevrolet, el acuerdo no ha resultado satisfactorio para todos los directivos. La primera victima de este matrimonio, que ahora parece abocado al divorcio, ha sido Joel Ewanick, director de marketing global de General Motors que ha sido despedido de forma fulgurante, por no haber cumplido con las expectativas de la junta directiva, según asegura un portavoz de General Motors. Sin embargo, el rotativo estadounidense The Wall Street Journal apunta al acuerdo con el Manchester United, demasiado costoso en opinión de los grandes jefes, como el motivo principal del despido.

Entre los aficionados, el acuerdo tampoco ha sentado demasiado bien. Un grupo de seguidores del equipo, llamados “Manchester United Supporters Trust” ha redactado un comunicado donde invitan al boicot contra el equipo y todos sus patrocinadores. “La estrategia del boicot pretende enviar un mensaje alto y claro a los propietarios del equipo y a los patrocinadores del club. Sin el apoyo y el dinero de los fans la marca Manchester United no existiría”, aseguran.

El contrato de Chevrolet con el Manchester llega justo después de que la marca haya anunciado su retirada del Campeonato del Mundo de Turismos y el fin de los patrocinios a la SuperBowl y a la selección española de fútbol.

Vía: Autofacil

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta