La Unión de Consumidores de España (UCE) ha denunciado a la Dirección General de Tráfico (DGT) y a la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ante la Comisión Nacional de Competencia (CNC) al entender que el sistema elegido por Tráfico para designar a los centros que ofrecen cursos de recuperación de puntos “restringe” la competencia y encarece el precio de esta formación.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha renovado en los últimos días las autorización concedidas en el año 2006 a las 200 autoescuelas que se encargan en España de impartir los cursos de recuperación de puntos.

La queja de UCE se basa en el encareciento que supone (entre un 20% y 30%) los precios de los cursos, de obligatorio cumplimiento en el caso de tener agotado el saldo de puntos. Como no existe apenas competencia entre las 200 autoescuelas desginadas en el año 2006, les permite repartirse unas ganacias de aproximadamente 40 millones de euros desde que entró en vigor el sistema de permiso por puntos.

Esas 200 autoescuelas, supone aproximadamente un 7% del total de centros existentes en España, lo que da cuenta del alto porcentaje de centros que se quedan fuera del negocio de la foramción de aquellos conductores que les han sido retirados puntos de su permisod e conducción.

Los consumidores se quejan también de los desplazamientos a los que algunos consumidores de esta formación se ven obligados a realizar, más de cien kilómetros en algunos casos, para asistir a los cursos, ya que no tienen un centro más cercano que los ofrezca. Las condiciones de la DGT establecían que debía haber al menos dos autoescuelas que ofrecieran este tipo de cursos en las capitales de provincias, por lo que la UCE también denuncia que 25 de estas ciudades sólo hay uno.

La DGT decidió utilizar el régimen de concesión administrativa en mayo de 2006, después de aprobarse el carné por puntos, para elegir a las autoescuelas que iban a dar estos cursos los siguientes cinco años. En esa ocasión, algunas autoescuelas que no habían sido elegidas también recurrieron la decisión de Tráfico ante la CNC.

Desde el inicio del carnet por puntos, 600.000 conductores españoles han perdido ya más de seis puntos de su carné, lo que supone que más tarde o más temprano, sean potenciales clientes de estos 200 centros designados y los que hace despertar los recelos del resto de autoecuelas del territorio español.

Vía: Unión de consumidores

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta