Logo de Noticias Coches
empenar-coche
Pablo Maza

Empeñar un coche, una práctica peligrosa

La crisis agudiza el ingenio o más bien la desesperación. Para los más ahogados, las joyas familiares que acumulan polvo en el cajón ya no son la única salida para conseguir un poco de liquidez al instante.

Negocio de compra venta de oro

Desde hace unos meses algunos de los cada vez más prolíficos negocios de compra-venta de oro, han incorporado a su práctica de la usura un nuevo concepto; el empeño de vehículos.

El negocio parece que funciona y es que cada son más los que deciden desprenderse del coche con la intención de recuperarlo tiempo después, ya con la cartera un poco más boyante.

El funcionamiento es sencillo; la tienda concede un préstamo establecido por el vehículo y el vendedor deberá pagar mes a mes el interés establecido o bien cuando decida recuperar su coche abonar la cantidad fija más el interés acumulado.

Un ejemplo práctico: por un Ford Focus TDCI de 2007 con motor 2000 de gasoil y 136 caballos, se obtienen unos 5000 euros al mes con un interés mensual de 500 euros. Esta cantidad se sitúa dentro de la media de interés que las tiendas están ofertando, fijada entre un 10% y un 20% mensual del valor total del coche.

Si el propietario decide no pagar el interés ni la cantidad fija, perderá su vehículo. Esta práctica ya la utilizaban un España unas pocas empresas de renting, a las que ahora se suman los negocios del oro.

En la web empeñatucoche.es explican su funcionamiento: «Usted recibe por su vehículo el 40% del valor marcado en el suplemento al boletín estadístico de información GANVAM (boletín azul) del trimestre en vigor, del cual somos asociados. Tendrá una opción de recompra del vehículo por un tiempo máximo de 35 días y por un precio que será el resultante de incrementar un 20% al importe recibido por el mismo. Tenga en cuenta que pasado este tiempo el vehículo se vende a un profesional y no hay opción de recuperarlo».

Hay otras sin embargo, que ofrecen la posibilidad de disponer del vehículo pagando un alquiler mensual, sin intereses, pero a la hora de recuperar la propiedad esto no se descuenta de la cantidad prestada, que deberá abonarse íntegramente.

Las organizaciones que defienden los intereses de los consumidores advierten de las irregularidades de este negocio, que en ocasiones ofrecen una cuota muy por debajo del valor real del vehículo, con unas claúsulas abusivas que hacen imposible para el usuario recuperar la propiedad del coche.

Vía: Cadena Ser

  • ahorro