Si Darth Vader tuviese que conducir un coche para recorrer los innumerables pasillos de la Estrella de la Muerte y, al mismo tiempo, ir de visita a otros planetas (antes de destruirlos, claro), el Mil-Spec Hummer H1 sería su coche. Esta es la sexta unidad de un total de 12 unidades que la compañía de Michigan (EE.UU.) planea construir.

El primero de ellos salió en 2018, mientras que el último está previsto para el año que viene. Cada uno se fabrica bajo pedido y a medida del cliente. Y no por poco dinero, pues este ejemplar le ha costado a su dueño nada más y nada menos que 295.039 dólares, 265.131 euros ajustando el cambio. No es poco, pero un aspecto tan amenazador junto con las primeras calidades sobre la base de un coche ya obsoleto se paga. El concepto en sí es tan absurdo que mola, y lo sabes.

Al igual que otras creaciones de Mil-Spec, el equipo reemplaza el suelo original por una pieza de aluminio más rígida. Porque, el modelo original, no es que fuese una maravilla en este aspecto. Ahora, todos los paneles de la carrocería también son de aluminio de grado aeroespacial. El nuevo Hummer H1 monta en una suspensión neumática ajustable de ocho vías que ofrece 10 centímetros de variación de altura, no vaya a ser que los bajos raspen en los badenes y rampas.

Para igualar el aspecto, bajo el capó hay un motor turbodiésel Duramax de 6.6 litros que genera 507 CV y 1.356 Nm de par motor. Este enorme torrente de fuerza bruta se envía a través de una caja de cambios automática de seis velocidades convenientemente reforzada para evitar tener que pasar por el taller a reemplazarla. Una caja de transferencia de dos velocidades y un juego de neumáticos Nitto todoterreno no deberían impedir que esta máquina pudiese circular a través de casi cualquier cosa. Dile adiós a los atascos, podrás pasarlo por encima.

Un juego de frenos Wilwood con rotores ranurados y perforados de 26 centímetros son realmente necesarios para desacelerar esta enorme mole. Los parachoques cuentan con barras de protección y, en el caso del delantero, con un cabestrante capaz de arrastrar casi cinco toneladas y media. Al igual que su predecesor, la unidad #002, el exterior del nuevo Mil-Spec Hummer H1 está acabado en un tono Deep Sky Black impregnado con Kevlar “para ayudar a repeler los rasguños del carrito y de la compra”.

En el interior, la sexta entrega de Mil-Spec continua los pasos del exterior: apostar todo al negro. El suelo se ha cubierto de vinilo fácilmente limpiable con un manguerazo, un techo acolchado que mejora la insonorización y, por su puesto, cada plaza cuenta con su propio equipo de aire acondicionado. También cuenta con numerosos puertos USB y tomas de 12 V, un sistema de ifoentretenmiento, un equipo de sonido JL Audio de nueve altavoces con 700 W de potencia y una caja fuerte en el maletero.

Desde luego, es una creación donde el detalle se ha mimado hasta los máximos detalles. No sé a vosotros, pero a mí me ha convencido para pasarme al lado oscuro de la fuerza.

Fuente: Mil-Spec Automotive

Galería de fotos:

Ver galeria (38 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta