La polémica entre la autoridades de Tráfico y los agentes de la Guardia Civil vuelve a estar de actualidad, a cuenta de unas declaraciones a el diario ElPlural.com donde los agentes persisten en denunciar el afán recaudatorio de la instituciones gestoras del tráfico en nuestro país. Según denuncia un portavoz de la Unión de Guardias Civiles (UGC), las presiones son cada vez mayores: “Casi siempre son órdenes verbales, pero ya también por escrito en algunas zonas, donde nos lo dejan claro: hay que poner más denuncias. Las presiones para que pongamos más multas no se hacen sobre nada, sino que se concretan en bajadas en las nóminas y empeoramiento de los horarios de quienes no hacen lo que les piden”.

Las amenazas, prosigue el representante de la UGC, se transmiten habitualmente “en las reuniones semanales, lo que nosotros llamamos ‘las academias’, que teóricamente debieran dedicarse a ponernos al día en los cambios de normas etc., pero que al final para lo que las usan es para pasarnos sus doctrinas”.

Los agentes que no cumplen con la cuota de multas son advertidos de que serán “propuestos para la no percepción del productividad funcional”, lo que en cifras cuantitativas puede significar hasta unos 3.000 euros al año.

Las presiones y las amenazas también se hacen llegar a través de los horarios: “En el Subsector Madrid Sur lo que hacen los responsables de poner los servicios es llevar dos cuadrantes para los agentes de carretera. En uno ponen a los que llamamos ‘multones’, que cumplen lo que se decide que está bien, la media o más, y estos libran más de un fin de semana y los festivos. Y luego llevan otro cuadrante para los que multan lo que ven…, en fin, a estos se les da lo que está estipulado: un fin de semana al mes”.

Según afirma la Unión de Guardias Civiles, la orden de poner más multas viene directamente desde el Ministerio del Interior y la Dirección General de la Guardia Civil. El pasado mes de abril las estadísticas oficiales confirman que se interpusieron 203.438 sanciones, un 10,86% más respecto al mismo período de 2011.

Vía: ElPlural

1 COMENTARIO

  1. ¡Vaya banda de chorizos!. Si los agentes se dedicaran a cumplir con la ley en vez de dirigirse a los periódicos que se vayann al juzgado más cercano a poner una denuncia por prevaricación, cohecho y acoso. Si hay suerte a esta casta de parasitos sociales (peperos, sociatas y rojos desunidos) podrían ir a la cárcel.

Deja una respuesta