Hace unos meses pudimos probar el nuevo Chevrolet Aveo en Suiza. Pero en 2011 Chevrolet celebra el centenario de la fundación de la marca, creada por el suizo Louis Chevrolet, y por eso volvimos al país alpino. Allí, dentro de la traca de presentaciones que Chevrolet tenía preparada (como la del Camaro 2012 que descansaba entre antiguos como este Camaro de 1978) estaba la versión diésel del Aveo que ahora traemos.

Es la primera vez que está a la venta un Aveo diésel. Además de los motores de gasolina (fiables, pero no demasiado eficientes) Chevrolet intentaba conquistar al comprador más económico con una versión GLP.

Pero en Europa ( y qué decir en España), el mercado demanda motores diésel incluso en los coches más pequeños, así que Chevrolet ha aparcado su motor GLP, por ahora, y se ha lanzado a por el mercado con un propulsor 1.3 que viene de la alianza de General Motors con Fiat, cumple con la normativa Euro 5 anticontaminación y que se ofrece con dos potencias de 75 y 95 CV. Para movernos por las montañas suizas, elegimos el más potente con un acabado LTZ.

Exterior

Vista 3/4 del Chevrolet Aveo cinco puertas

No vamos a extendernos demasiado sobre las impresiones sobre el exterior del Aveo ya que es exactamente igual al Aveo 1.2 de gasolina. Las únicas diferencias reseñables son las llantas de 16 pulgadas del acabado LTZ y los faros antibiebla.

Llama la atención las agresivas ópticas y la forma en que ocultan las manillas de las puertas traseras, una solución iniciada por el Grupo Fiat con el Alfa 156 y que también se ha visto en otros coches como el Seat León.

Interior y equipamiento

De serie, cualquier Aveo tiene 5 estrellas Euro NCAP gracias a su control estabilidad (ESC), 6 airbag, control de crucero, limitador de velocidad, cierre centralizado, elevalunas eléctricos delanteros, pedales retráctiles, radio CD MP3, 4 altavoces y llantas de 15 pulgadas.

Interior Chevrolet Aveo

La versión LT añade aire acondicionado con filtro, sensor de temperatura exterior, inserción cromada en la parrilla delantera, retrovisores del color de la carrocería, tiradores del color de la carrocería, ordenador de abordo, llave plegable, retrovisores con ajuste eléctrico, portagafas, Radio CP con MP3, manos libres bluetooth, conexión aux., conexión USB, mandos de audio al volante.

Como llevamos el más alto de gama, el LTZ, además de lo ya reseñado tenemos elevalunas eléctricos traseros, reposabrazos del conductor y embellecedor del maletero, sensor de luces, sensor de parking trasero, retrovisores térmicos, volante de cuero, bandeja portaobjetos bajo el asiento y 6 altavoces.

¿Se nota la diferencia entre ambos acabados? Sigue teniendo bastante plástico, pero si comparas las galerías de fotos verás que sí se nota. A mi me gustó sobre todo el hecho de que tuviese plásticos de dos colores, lo que le daba bastante gracia al interior, aunque, al abrir las dos puertas me di cuenta de que no se había llevado ese juego bicolor a todas las zonas. Eso sí, los ajustes parecen buenos.

Como ya comentamos, los relojes imitan a los de una moto.

Maletero

Maletero del Chevrolet Aveo

El maletero del Aveo tiene formas bastante regulares, pero tiene una capacidad muy correcta: 290 litros. Aquellos que necesiten un mayor maletero tienen dos opciones (abatir los asientos si es en ocasiones puntuales) o optar por la variante sedán de cuatro puertas del Chevrolet Aveo, que destaca sobre todo por capacidad del cofre: 502 litros.

Varios detalles que me gustaron: El doble fondo que puede colocarse a dos alturas (personalmente me encanta esta solución para coches urbanos, que puedes dejar cosas y que no se vean). También que, cuando necesitas sacar la bandeja, puedes dejarla adosada al respaldo y no tienes que dejarla en el interior del coche.

En España el Aveo se vende con kit de reparación de pinchazos, pero bajo el maletero hay espacio para una rueda de emergencia o para una del mismo tamaño que las otras cuatro.

Motores

Frontal Chevrolet Aveo

Pero sin duda, hemos vendido a hablar aquí de los motores diésel. Son dos variantes del 1.3D, con 75 y 95 CV de potencia, todos con cambio manual (seis marchas el más potente, cinco el de 75 CV y el 95 ECO). Hay versiones ECO de ambos, que incluyen Start&Stop y otras novedades técnicas para consumir menos (el depósito de combustible tiene seis litros menos y pasa de 46 a 40).

El 1.3D de 75 CV gasta 3,8 l/100 km y el ECO 3,6 l/100 km. Chevrolet presume de él como el coche de su categoría más eficiente de Europa. Pero ojo porque viendo la ficha técnica descubrimos que la carrocería sedán es más aerodinámica y baja el consumo del menos potente en 0,1 l/100 km.

Por otro lado, el motor de 95 CV que probamos tiene un consumo homologado de 4,1 l/100 km en las dos carrocerías. La sexta de esta versión es más larga que la quinta de los otros dos, pero la velocidad máxima de las dos versiones de 95 CV es la misma, 174 km/h. Con 75 CV, se queda en 163 km/h.

Comportamiento

Como bien señalamos en el título, este fue un breve contacto del coche. Todo el recorrido fue por carreteras secundarias suizas, una delicia para la vista, atravesando pequeños pueblos “con encanto”, como los llaman en las guías de viaje y sin tocar un solo kilómetro en autovía.

En marcha con el Chevrolet Aveo diésel de 95 CV

Al ser una zona con bastante tráfico y muchas poblaciones, tampoco condujimos intentando imitar a Colin McRae, pero las sensaciones que percibimos es que tiene un buen paso por curva, con aplomo y en las que apenas se balancea.

El indicador de consumo marcaba al final de la prueba una media de 4,9 litros a los 100. Puede ser engañosa porque, como os decíamos, no fuimos por autovías a velocidades altas. Pero para llevar la versión sin Stop&Start, circular bastante entre tráfico urbano y no pensar en ningún momento en hacer una conducción eficiente, la cifra es bastante buena.

El motor está bastante bien aislado y, a no ser que seas un experto, te costará saber que es un diésel. Está realmente muy bien afinado y no da ninguna sacudida al arrancarlo o apagarlo que puedes notar en otros coches. El coche no destaca por su agilidad, pero no te sientes en ningún aprieto nunca.

Veredicto coches.com

Ya habíamos dicho cuando probamos el Chevrolet Aveo de gasolina que no resiste una comparación con el modelo anterior. Chevrolet quiere subirse al carro de las marcas más vendidas en Europa y eso solo puede hacerse con productos de calidad. Esto no significa lujo: significa acabados correctos para unos precios realmente competitivos:

Aveo 5 puertas diésel

  • Aveo 5p 1.3D 75 LT – 13.750 euros
  • Aveo 5p 1.3D 95 LT+ – 14.450 euros
  • Aveo 5p 1.3D 95/95 ECO LTZ – 15.250 euros

Aveo 4 puertas diesel

  • Aveo 4p 1.3D 75 LT+ – 14.600 euros
  • Aveo 4p 1.3D 95 LTZ – 15.850 euros
Frontal Chevrolet Aveo

Si comparamos el Aveo 5 puertas diésel de 95 CV con el mismo equipamiento de gasolina (101 CV), vemos que cuesta 1.400 euros (y otros 900 euros más ya que ahora mismo el cinco puertas está en promoción). ¿Realmente alguien va a rentabilizar esos 2.300 euros en un coche urbano?

Los precios que ves aquí no cuentan con oferta de lanzamiento y puede que la tengan pero creo que a muy pocos clientes potenciales les resultará mejor optar por el diésel. Recupera algo mejor que el gasolina de 100 CV, pero con menos de dos litros a los 100 de consumo, hay que hacer muchísimos kilómetros anuales para amortizar el sobreprecio. Eso sí, en un mercado como España, el diésel se depreciará menos con el tiempo.

¿Y respecto a otros rivales? Chevrolet se aleja definitivamente de la comparación con los Dacia (anda que no he leído pruebas y comparativas de antaño entre ambas marcas) y se lanza a la yugular de los utilitarios de fabricación europea. A lo mejor no tiene tanta calidad interior como estos, pero en estos tiempo de crisis económica, el precio final es clave y en eso les gana a todos.

Lo mejor

  • Relación calidad precio.
  • Motor agradable para una conducción tranquila.

Lo peor

  • Equipamientos muy cerrados.
  • Falta algo de agilidad.

Galería de fotos del Chevrolet Aveo diésel:

Ver galeria (36 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta