Si las tapas de alcantarilla son redondas y las ruedas de los coches también… ¿podrían las primeras sustituir a las segundas? Esta analogía puede parecer un sinsentido, pero el canal de Youtube Garage 54 ENG son especialistas en llevar a cabo experimentos absurdos, como cuando hicieron moverse a un coche con zapatillas deportivas.  Ahora han acoplado tapas de alcantarilla a un viejo Lada.

El equipo del canal, comandado por Vlad, colocó un freno de tambor aproximadamente en el centro de cada tapa de alcantarilla, midiendo el borde del tambor hasta el borde de cada tapa en varias ubicaciones, para asegurarse de que el tambor estaba centrado. Luego, el equipo usó los orificios en el tambor para marcar la tapa de asegurar los pernos de las ruedas. Para finalizar, los mecánicos perforaron los orificios, instalaron las tapas de alcantarilla y apretaron las tuercas.

Asegura Vlad que las tapas de alcantarilla son del tipo más delgado que se puedes encontrar en una acera rusa, de unos 25 kg de peso cada una, más o menos lo que uno espera que pese en báscula el conjunto llanta + neumático. Pero el experimento no trataba de comprobar qué ocurre con las masas suspendidas, sino de ver cómo afecta al confort la falta de amortiguación si lo comparas con un neumático con su interior lleno de aire. Como puedes ver en el vídeo, estas tapas de alcantarilla son terribles a la hora de conectar el coche con la carretera:

“Circular sobre afalto es simplemente insoportable”, dice Vlad mientras rebota violentamente en el Lada, que salta a medida que avanza. Aún así, por más destroza huesos que sea, parece que el mayor problema es la tracción, lo cual no es sorprendente, considerando que la zona de contacto es pequeña, con escaso agarre. Además, al salir de la zona pavimentada es muy fácil atascar el coche. Pero hay una ventaja de no contar apenas con agarre: uno puede quemar tapa de alcantarilla sin problema.

Fuente: Garage 54 ENG

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta