Guardias tumbados, reductores de velocidad, resaltos… son los peores enemigos de la suspensión y los amortiguadores: los badenes. Hace poco también demostraron que no contribuyen a mejorar la claidad del aire; más bien todo lo contrario. Entrar en una rotonda y encontrarte con uno, o directamente, en medio de la autopista, son aberraciones que nuestras ruedas han experimentado (damos fe).

Aunque se están probando reductores de velocidad inteligentes y que evitan los problemas descritos, seguimos encontrando badenes imposibles y pasos elevados mal señalizados o en mal estado en muchos puntos de nuestras vías. ¿Cómo minimizar daños y que no te pillen por sorpresa?

Por supuesto, la única función es reducir la mortalidad por atropellos, por lo que disminuir la velocidad en áreas urbanas y respetar los límites son las principales premisas y obligaciones de los conductores.

  • Anticipa la llegada: no pegar el frenazo en el último momento, además de evitar que el de atrás te alcance o llevarte un roce, tus amortiguadores y frenos te lo agradecerán. Pisar el pedal del freno demasiado tiempo puede acelerar el desgaste de los discos y pastillas, deformar los discos, que se creen vibraciones en el volante al frenar y deteriorar el líquido de frenos, haciendo que el sistema de frenos sea menos resistencia a la fatiga. Eso si están bien señalizados, claro. Este consejo es especialmente útil para los dueños de coches deportivos, que tienen los bajos más cerca del suelo y quizá una suspensión más dura.
  • No embragues: El embrague es uno de los elementos más castigados del automóvil. Como funciona por fricción, sufre desgaste cada vez que se pisa. Tampoco acciones la caja de cambios.
  • No recurras al punto muerto: la creencia de que poner el punto muerto reduce combustible está bastante arraigada, pero es peligrosa. Al conducir en punto muerto tenemos menos control del vehículo y no tenemos retención del motor, por lo que se puede producir un calentamiento de los frenos.
  • Circula despacio: la opción más lógica para evitar molestias al conductor, a los ocupantes y evitar averías. Si pasas a gran velocidad por un badén y hay un agujero o una zona en mal estado puedes incluso hasta reventar un neumático. Si observas la calzada en mal estado o badenes mal señalizados, denúncialo. No siempre los conductores son los responsables de los accidentes o, en este caso, incidnetes.
  • No lo esquives: si coges un resalto con una rueda, lo que ocurre es que el peso no se reparte o puede provocar un aumento de la deformidad en los neumáticos y en los muelles de la amortiguación. Lo mejor es pasar las dos ruedas de cada eje a la vez.
  • Acelera al salir del badén: acelerar ligeramente una vez se haya sorepasado hace más suave y progresiva la incorporación a la calzada. Progresivamente, no a lo Fast and Furious.

Vía: RACE

3 COMENTARIOS

  1. Señores, atendiendo al segundo punto de sus consejos, ¿cómo hago en una carretera nacional (para entrar en ciudad) de la que vengo en 4ª a aprox. 80 km/h para pasar el baden sin embragar y sin cambiar de marcha?

  2. Cuando hay que acelerar suavemente?
    Cuando están las ruedas de atrás arriba y las de delante abajo??
    Gracias.

Deja una respuesta