Las autoridades de varias comunidades autónomas alertan de una nueva moda entre los ladrones de coches: los inhibidores de frecuencia. Nunca sabes quién te observa y es que ahora en menos de una hora puede que ya no vuelvas a ver tu coche donde los dejaste aparcado. Los ladrones se esconden en las proximidades y lo que hacen es accionar un inhibidor de frecuencia justo cuando tú aprietas el botón para cerrar el coche, anulando la orden. Y así nunca se cierra. Es el robo perfecto. Sin ruidos y sin dejar rastro.

La escena es cada vez más habitual, especialmente en zonas turísticas, como Cádiz y Málaga y ahora también en el norte, la Ertzaintza acaba de reconocer que, en el último mes y medio, ha habido un repunte de robos de coche en Bilbao. Estos aparatos se pueden comprar fácilmente por internet. Sus precios oscilan entre los 60 euros y los 20.000 euros dependiendo de su alcance. Por eso son uno de los caramelos más frecuentes en las redadas policiales.

Para que no te lleves el susto cuando vuelvas de comer, de cena o de fiesta, las asociaciones de consumidores aconsejan cerciorarse de que el coche está efectivamente cerrado antes de abandonarlo, tirando de la maneta o directamente cerrando con llave. A veces los ladrones colocan su vehículo en doble fila, cerca de su objetivo, para asegurarse de que la onda llega y el coche queda abierto ¡vamos lo tienen todo pensado!

El método que utilizan consiste en lo siguiente:

  • En primer lugar, los ladrones eligen un coche que esté aparcado, generalmente, en zonas turísticas, playas, aparcamientos públicos o centros comerciales.
  • Después, estacionando su vehículo cerca o mediante una persona que ande próxima hablando por el móvil, los ladrones activan el inhibidor de frecuencia.
  • Este lo que hace es anular las frecuencias emitidas por casi todas las llaves de apertura y cierre remotas. Así evitan que se cierre el coche cuando el dueño cree haberlo cerrado bien con su propio mando.
  • Cuando consiguen abrirlo, los ladrones roban todo lo que haya dentro del coche y logran marcharse en silencio y sin armar jaleo. Para colmo, hay muchas víctimas que se creen haber olvidado un objeto cuando en realidad lo han perdido al dejarse el vehículo abierto.

¡Habrá que andarse con ojo! La deducción de estos hechos ha sido motivada por robos sin fuerza: los automóviles no presentaban roturas de elementos como ventanillas o cerraduras, pero el aumento de las denuncias ha llamado la atención de a las fuerzas de seguridad.

La verdad que es un método que no llama la atención, pues no hay nada que indique que se trata de un robo cuando una persona normal accede al interior de un vehículo, es que puedes ser tú el dueño. Del mismo modo, al ser zonas muy pobladas, nadie se percata de algo que, a primera vista, no reviste sospecha alguna.

En lo que va de 2016 ya se han robado diez automóviles en Bilbao. No se trata de un sistema nuevo, ya que se dieron casos en 2015. Para combatir esta práctica, la Ertzaintza recomienda interponer una denuncia, aunque lo más importante es comprobar que el vehículo está bien cerrado antes de alejarse de él.

Vía: Autofácil

3 COMENTARIOS

  1. Tampoco cuesta tanto fijarse en los intermitentes para comprobar si el vehículo se cierra cuando le damos la orden por el mando…

  2. A mi me ha pasado el mes pasado, mayo del 2016, en Urbanova, Alicante. Se llevaron un móvil y 170 € y ya habían desvalijado más.
    Siempre cerrar con la llave, no con el mando a distancia, y cerciorarse de que están las puertas bien cerradas. Además es conveniente no dejar nada a la vista y si tienes un coche alquilado sacarle la pegatina de la compañía de alquiler.

  3. A mi me robaron el pasado mes de mayo del 2016 en Urbanova (Alicante) con este método, 170€ y un móvil, menos mal que me dejaron las tarjetas y documentación. Cerrar siempre con llave

Deja una respuesta