La historia de Mazda en competición no es tan extensa como la de otras marcas pero ha tenido momentos que seguramente sigan grabados en la retina de muchos aficionados. En la década de los 90 sobresalió un coche por encima del resto y no puede ser otro que el Mazda 787B que ganó las 24 Horas de Le Mans en 1991. Y esta máquina con motor rotativo que podía superar los 900 CV y rozaba las 10.500 revoluciones tuvo un predecesor.

Probablemente el Mazda 767B no será tan famoso ni icónico, pero sirvió para asentar las bases para que el 787B se convirtiera en el primer campeón japonés en Le Mans. Y hoy podemos ver una unidad fabricada para la temporada 1989 que va a ser subastada por Gooding & Company en el próximo Concours d’Elegance de Amelia Island, en Florida (Estados Unidos). Es un modelo muy exclusivo, ya que es la tercera unidad de las tres que se hicieron.

Este Mazda 767B con número de chasis #003 también lleva un motor rotativo Wankel que desarrolla más de 600 CV de potencia. También cosechó buenos resultados en la categoría IMSA GTP, llegando a ganar en Le Mans en 1990 y obteniendo varios podios esa misma temporada.Hay que aclarar que esta unidad no es la que sufrió un accidente en el pasado Festival de la Velocidad de Goodwood, sino que fue su hermano con el chasis #001.

El Mazda 767B que será subastado el próximo 10 de marzo está completamente restaurado y presenta un buen estado como se aprecia en las fotografías. Es por ello que se espera que alcance un precio de venta de entre 1,8 y 2,4 millones de dólares (entre 1,7 y 2,26 millones de euros al cambio). Si se cumplen las expectativas se convertirá en uno de los japoneses más caros, teniendo en cuenta que el Mazda 787B está en el museo de la marca en Hiroshima.

Fuente – Gooding & Company vía Carscoops

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta