Interesante noticia que nos llega desde Sudáfrica. Un equipo de científicos de la Universidad Metropolitana Nelson Mandela han creado un nuevo combustible a partir de restos de algas y polvo de carbón. Un descubrimiento que no solo reduciría las emisiones de CO2 a la atmósfera, sino que también permitiría reducir las importaciones de petroleo de este país en un 40%.

La producción de este nuevo combustible, llamado Coalgae, es bastante sencilla y muy respetuosa con el medio ambiente, ya que para su obtención se requiere una variedad de polvo de carbón que se produce como desecho de la actividad minera. Un compuesto que de no ser aprovechado para la creación de este combustible se perdería, pues el 30% del carbón se desaprovecha durante su procesamiento minero (llegan a perderse entre 50 y 60 millones de toneladas de este material al año).

Pero el polvo de carbón no es el único elemento que se necesita para la fabricación de este nuevo carburante. Las algas son el otro material que se requiere para su obtención. Estas pequeñas plantas son producidas en piscifactorías poco profundas de las que son bombeadas hasta estanques para su sedimentación. El concentrado de algas que surge tras este proceso es mezclado con el polvo de carbón y otras partículas. Esta mezcla se deja secar, para después ser calentada, sin oxígeno, a una temperatura de 450ºC .
algas_biofuel 5

El resultado de este largo proceso es un petróleo crudo de alta calidad y un combustible sólido de combustión limpia. “Es un carburante de alta calidad, similar al crudo de Texas, que puede sustituir a la gasolina y al combustible de aviación “, dijo el profesor Ben Zeelie que lidera la investigación.

El proceso de combustión de Coalgae es mucho más respetuoso con el medioambiente, según informan desde la Universidad. “El aceite puede ser procesado en una refinería de petróleo normal, y el combustible sólido se puede utilizar como carbón térmico para la calefacción y la generación de energía” ha corroborado Zeelie. De ser ciertas dichas hipótesis, el ahorro no solo vendría en materia ecológica sino que también llegaría de manos de una reutilización de las instalaciones ya existentes. Datos que pueden hacer aún más interesante esta propuesta.

Para demostrar la viabilidad del nuevo combustible, el equipo de científicos está llevando a cabo pruebas para evaluar los costes de la producción de Coalgae a gran escala y están seguros de que el beneficio ambiental de su utilización puede ser enorme.” El precio sería más o menos el mismo, pero el mercado sería estable y además obtendríamos grandes beneficios ambientales” afirma el profesor.

De acuerdo a las declaraciones de los científicos, algunos países como Estados Unidos o China ya han mostrado su interés por este nuevo combustible, que podría tener un gran futuro.

Fuente: NMMU

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta