Stefan Kerkhofs y David Ghysels son dos belgas que acostumbran a encabezar proyectos culinarios originales que desafían todo lo que hemos visto hasta ahora en el mundo gastronómico. Su sello personal pasa por la calidad de los platos pero, casi más importante, pero también por convertir la cena en una experiencia de aventura. Ya lo hicieron hacen un tiempo con Dinner in the Sky, un restaurante en las alturas que impresionó tanto a los comensales como a los críticos, no apto para los que tengan miedo a las alturas.
dinner_on_the_road5Ahora vuelven con otro proyecto, dinner on the road, un restaurante equipado en un bus con aspecto futurista que llegará primero a Bélgica en octubre de este año. El vehículo tendrá todo lo que una cocina profesional necesita y el cliente será el encargado de elegir el destino. Los platos los sirve un sistema automático y las paredes están diseñadas por un sistema digital que permite a los comensales elegir la decoración que deseen, trasladándolos al entorno que más les apetezca.

Hasta 16 personas podrán disfrutar al mismo tiempo de esta aventura culinaria única en el mundo. Para los belgas se trata de un espacio que no sólo puede ser utilizado por amigos y familias, sino que está también pensado para ser útil para el mundo empresarial, sobre todo para la industria creativa que quiera lanzar un producto de manera sorprendente.

dinner_on_the_road2El proyecto quiere ser también sostenible y por eso han encargado un vehículo con una tecnología aerodinámica que permite hasta un 25% de ahorro de combustible y su idea es que en 2020 contar con un furgón que sea completamente eléctrico. Una idea original que muchos han querido comprar ya en otros países como Italia o Arabia Saudí. Hay mucha expectación para probar el nuevo proyecto, pero de momento habrá que esperar hasta octubre. Eso sí, ya puedes ir reservando en la página web.

Vía: Yorokobu, The Brussels Times
Más información: Dinner on the Road

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta