Coges un papel, con forma rectangular. Juntos las esquinas superiores en forma de triángulo, doblas todo el folio sobre sí mismo juntando las esquinas inferiores. Pliegas cada lado en dirección contraria para crear las alas. Si te apetece que parezca un poco más molón, le añades alerones en la parte trasera. Y ya tienes un avión de papel que lanzar por la oficina o tu ventana y que jamás volverás a ver.

Típico juego de niños, pero ya va a ser más que eso. DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos) se va a valer de esta idea para crear drones de cartón cuyo cometido será completar un viaje de ida, pero no de vuelta. Esto permitirá que con la misma batería cubran el doble de distancia, pudiendo atender a situaciones de emergencia, su principal objetivo.

drones de cartón

Un dron puede ser muy útil en situaciones de emergencia a las que llegar de manera normal resulta difícil o imposible. Aumentar su rango de acción con drones de cartón de un solo uso es una buena idea que permitirá cubrir más territorio y evitar algunos de los problemas clásicos con el uso de estas herramientas.

No tiene motor, sino que este dron autónomo funciona planeando. Tiene sensores y tecnología diversa para dirigirle a su punto de destino y que aterrice de manera satisfactoria, eso sí. La desventaja es que deben ser lanzados desde el aire, para que desciendan hasta su posición.

Otherlab es el laboratorio de desarrollo del proyecto. Pretenden que el cartón se construya con materiales provenientes de las setas para que sea biodegradable y no dañe el medio ambiente. DARPA financia este proyecto a través de un departamento destinado a recursos de usos limitados. ¿El nombre del programa financiador? “Inbound, Controlled, Air-Releasable, Unrecoverable Systems”. O lo que es lo mismo, ICARUS.

Vía: Recode

1 COMENTARIO

Deja una respuesta