Los aparcamientos son una parte esencial del equipamiento urbano, pero también deberían integrarse mejor en la ciudad. La pregunta es cómo diseñar un parking que, además de ser funcional, sea atractivo para público. Si a eso añadimos la dificutad de crearlo en un emplazamiento histórico, de modo que respete el lugar y la historia del lugar, el reto es aún mayor. Pues bien, todos esos factores han coincidido en de diseño de este parking de Copenhague.

El nuevo aparcamiento del que hablamos está en Nordhavn, un histórico distrito de la capital danesa conocido como Barrio Rojo, por sus característicos edificios portuarios de ese color. EL parking todavía está en fase de desarrollo y si tiene aceptación entre los vecinos, la alcaldía se plantea construir más edificios de este estilo en la zona.
Park n Play aparcamiento Copenhage 06La génesis del proyecto comenzó hace unos años, cuando decidieron edificar un parking que aunase dos conceptos: una fachada roja como los edificios de ladrillos de la zona y una azotea para acoger a gente. En lugar de ocultar el edificio, debería ser atractivo estéticamente, para lo que colocarían plantas y arbustos que a su vez lograban esconder de la vista los coches aparcados. La azotea conseguiría dar otro uso además de aparcar coches, ya que a partir de cierta hora, la actividad de este tipo de inmuebles baja a sus mínimos. Así, tendría otra utilidad.

aparcamiento copenhagePara acceder a esa azotea pública se han pensado dos escaleras con pasamanos, llamadas “hilo rojo”. En el piso superior se planea una estupenda zona de juegos para niños y unas espectaculares vistas del puerto de Copenhague. La fachada muestra una interacción entre una estructura artificial y la naturaleza, algo que los países del norte de Europa saben hacer bien. Este aparcamiento se inspira en el centro de arte moderno Pompidou de París, y pretende que en su azotea se congreguen los habitantes de la ciudad para socializarse mientras sus hijos juegan en los columpios.

aparcamiento copenhage 3El ayuntamiento espera que este parking se convierta en una atracción turística del barrio y se convierta en uno de los parkings más curiosos del mundo. No es el primero de este tipo, existe un aparcamiento en Burdeos con tiendas en su planta baja y viviendas de diferentes tipos en la parte superior, rodeado por un jardín comunal.

Vía: Dezeen

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta