¿Alguna vez has estado furioso mientras conducías? Seguro. Por el comportamiento de los españoles al volante, nos molesta que no se ponga el intermitente, o la gente que se cambia de carril sin sentido, o que frena de forma brusca… Luego tú no puedes frenar a tiempo y pierdes la máxima calificación que te había dado tu compañía de seguros. ¿Se puede solucionar esto? ¿Y si un sistema de detección de emociones pudiese saber que estás enfadado e interviene? Dicho y hecho. PSA Peugeot Citroën se ha asociado con el Instituto Federal Suizo de Tecnología (EPFL) para desarrollar un sistema de detección de emociones diseñado para reconocer los signos de irritación y fatiga en las expresiones faciales de un conductor.

Leer las expresiones faciales ha tenido muy diversos usos. Se ha utilizado para tratar autismo, depresiones y, por supuesto, en investigación de mercado y desarrollo de marca. Pero muy poco para crear aplicaciones para la industria del motor. Y eso que la  irritación ha sido identificada como factor clave para que los conductores se vuelvan agresivos al volante.

Un software de expresión facial puede leer identificar siete emociones universales: el miedo, la ira, la alegría, la tristeza, el asco, la sorpresa y la sospecha. Y aunque cada uno puede mostrar su irritación al volante de diferentes maneras, los investigadores del EPFL, Hua Gao y Anil Yüce, se han concentrado en dos emociones universales, la ira y el disgusto, los más similares a la irritación.

epfl-emotion-detection-1El sistema contaba con una serie de imágenes fijas de los sujetos para que pueda aprender a leer las emociones que examina. A continuación, utilizando una cámara de infrarrojos montada detrás del volante, se graba vídeo y luego se procesa esa información, utilizando algoritmos de control facial. La irritación se detectó en la mayoría de los casos, a pesar de su complejidad.  “Cuando la prueba fallaba, por lo general había sido porque este estado es distinto de un individuo a otro”, aseguró Hua Gao.

El equipo también probó un detector de fatiga, diseñado para medir el porcentaje de cierre de los párpados. Los planes futuros del proyecto también incluyen usar tecnología de reconocimiento de voz o la lectura de labios… y controlar otros estados del controlador, como la distracción.

El siguiente paso será probar el sistema en tiempo real, utilizando un algoritmo de monitoreo facial más avanzado. Todavía no se ha revelado cómo se aplicaría esta tecnología. Imaginamos varias opciones. Desde una voz muy tranquila que dijese al conductor… “¿Estás seguro de que estás haciendo lo correcto, Pepe?”, hasta sistemas que tomen el control del coche limitando la velocidad o proximidad con el resto de vehículos. Estaremos atentos para ver en qué se concreta todo esto.

Fuente: EPFL

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta